Bristol: la ciudad de Bansky

Hoy vengo a a hablaros de Bristol, una ciudad que visité hace varios años, cuando este blog aún no existía, y que, ahí donde la veis, es uno de los lugares más animados de Reino Unido, con mucho que hacer, desde visitar iglesias y museos, hasta acudir a escuchar música en vivo en uno de sus muchos pubs. Aquí os dejo una lista de los lugares más emblemáticos de la ciudad:

SS Great Britain

Se trata de un barco del siglo XIX, actualmente convertido en museo, pero que en su primer viaje a Nueva York en 1845 era el más avanzado y tecnológico barco de su época, con su casco de hierro y su propulsor de hélice. Más tarde, se transformó en clíper de vapor para inmigrantes haciendo más de 33 viajes ida y vuelta a Australia. Transportó soldados de diferentes guerras. Luego carga. Fue un almacén flotante. Finalmente fue hundido. Y en 1970 rescatado y vuelto a llevar a su lugar de nacimiento, Bristol, donde había una gran multitud esperándolo.

El museo es interactivo, vas sellando tus pasajes, vistiéndote como en la época o eligiendo qué pasajero/personaje vas a ser, conoces las entrañas del barco, las cabinas de primera clase, las cocinas, los salones, los motores…

El puerto

El que en su día fue uno de los puerto más importantes del país, es hoy una de las zonas más animadas de Bristol.

Apuntad estos sitios: el canal del río Avon (para dar un paseo), la Bristol Cider Shop (para tomar sidra artesanal) y la Millenium Square (con su fuente y otros monumentos artísticos).

La Catedral de Bristol

Una iglesia gótica que está llena de sorpresas en formato de arte medieval. Desde un relieve sajón de alrededor del año 1050, hasta la Elder Lady Chapel, de principios del siglo XIII, pasando por las tumbas policromadas de abades de finales del siglo XIV y principios del XV, en la Eastern Lady Chapel, o por la magnífica sala capitular, vestigio del monasterio románico.

Iglesia St. Mary Redcliffe

La mismísima reina Isabel I de Inglaterra la describió, en el siglo XVI, como “la iglesia parroquial más bella, destacable y famosa de Inglaterra”. Se ve desde casi cualquier parte, pues su torre coronada por una aguja llega a los 89 metros.

La Old City

Aquí es donde os esperan callejuelas adoquinadas, edificios con historia y muchos pubs, cafés y restaurantes. Dos de las paradas obligadas son la Queen Square y la King Street. La primera es una típica plaza georgiana – cuadrada y con su parque en el medio–, un pequeño remanso de paz. Y en la segunda está el Bristol Old Vic, el teatro más antiguo de Inglaterra, que ha estado en funcionamiento ininterrumpidamente. Además del llamado “Beermuda Triangle” –algo así como “el Triángulo de las “Cervermudas”–, será por ser un lugar de perdición… Se trata de tres bares –Small Bar, Royal Navy Volunteer y The Beer Emporium– donde encontrar cerveza artesanal.

El puente colgante de Clifton

El puente, proyectado por Brunel, el mismo ingeniero que había proyectado el SS Great Britain, fue completado en 1864, cinco años después de su muerte. 450 metros de largo y 82 metros de alto sobre la garganta del río Avon son su carta de presentación. En el pequeño visitor centre hay más información sobre su historia y sus características técnicas. Se puede cruzar andando gratuitamente, ya que hay peaje para los coches. También podéis subir al Clifton Observatory si hace buen día.

Bristol Museum & Art Gallery

Un mini mini British Museum del tamaño perfecto para no agobiarte y poder disfrutar con calma de toda su colección. Todo ello en un precioso edificio eduardiano, de principios del siglo XX.

Pero, ¿quién es Bansky?

Sin duda es el street artist más célebre del mundo y el único que ha convertido sus obras en iconos a nivel mundial. Pues Banksy es de Bristol. O, al menos, se acepta que nació en los alrededores. No se sabe quién es, pero sí dónde nació… ¿?

En “su” ciudad ha dejado unas cuantas muestras de su arte: dos de las más conocidas son Well-Hung Lover –el amante bien colgado–, muy cerca de la catedral, y The Mild Mild West –algo así como tranquilo tranquilo oeste–. Hay hasta una app, Banksy Bristol Trail, para buscarlos todos.

Pero el arte urbano en Bristol es mucho más que Banksy. Tanto en el centro histórico como en el barrio de Stokes Croft encontramos muchísimos grafitis increíbles. El espíritu rebelde de la ciudad es un buen caldo de cultivo para los grafiteros.