Todo sobre Thinadhoo (Atolón Vaavu, Maldivas)

(Lee aquí todo lo que necesitas saber para viajar a Maldivas)

La diminuta isla de Thinadhoo es una de las 1196 islas de Maldivas y una de las solo 289 que están habitadas. Pertenece al grupo de 202 islas habitadas por locales (las otras 87 son islas privadas en las que solo hay un hotel de lujo) y se encuentra en el atolón Vaavu (en el mapa que os dejo abajo equivale a lo que llaman Felidhoo Atoll, pues Felidhoo es la isla más grande del atolón), el segundo por debajo del atolón de Male, la capital del país. Cuidado no confundirla con la isla de Thinadhoo del atolón Huvadhu, muchísimo más al sur del país; nuestra Thinadhoo se encuentra a solo 75km de distancia de la capital.

Las distancias por el mar engañan, y esos 75km de distancia se convierten en 1h30 de trayecto en lancha rápida, que es el vehículo con el que llegaréis a la isla (a no ser que contratéis un hidroavión – todo esto lo explico en el post con toda la info sobre Maldivas), y ojo, que si no hace un buen día, las aguas pueden estar bastante revueltas y el viaje se hace un poco desagradable.

Vaavu es el atolón menos densamente poblado de Maldivas, y es conocido porque en general hay menos gente (locales y turistas) en ellos que en otras partes del país, al estar mucho menos explotado. Dicen, además, que es uno de los mejores lugares para pescar (es la segunda ocupación principal de los locales por detrás del turismo) y bucear. La barrera de coral Fotteyho Falhu se encuentra en Vaavu y es una de las barreras continuas más largas del mundo.

Thinadhoo, con sus 600m de largo y 200m de ancho, es la menor de las 5 islas habitadas del atolón (de un total de 19 islas), y su población, aunque oficialmente asciende a 73 personas, la realidad es que de forma permanente viven unas 40.

La isla, al ser local, tenía ciertas restricciones: solo se puede usar bikini en la bikini Beach, pero teniendo en cuenta de que la isla mide 600m, que la playa tenía 500m y que está a 5 minutos del hotel, tampoco es tan grave (la zona de playa que está justo frente al hotel no es de bikini). Lo que tampoco se puede encontrar alcohol, pues los musulmanes lo tienen prohibido.

El hotel

A pesar de su reducido tamaño, en Thinadhoo hay nada menos que 5 hoteles, aunque no de tipo resort sino más pequeños, y en mi opinión, con mucho más encanto: por ejemplo, el Thari Fushi Maldives está construido con palos, y el EcoBoo con bambú, ambos súper especiales.

Nosotros nos alojamos en el Plumeria Maldives, el hotel de mayor tamaño y con más servicios: habitaciones estándar, con vistas al mar y suites con jardín junto al mar (la nuestra era de estas), piscina, gimnasio, spa y un gran comedor con buffet libre en todas las comidas. Y el precio, de risa. Estuvimos 7 noches con pensión completa por 500€ por persona, encantados y con una atención de 10.

Como os comentaba, había 3 tipos de habitaciones: la estándar (no os la recomiendo porque además de unas vistas sin más, están muy cerca del generador del hotel y son bastante ruidosas), la que tiene balcón con vistas al mar, y la suite con salida al jardín y a pie de playa. Las vistas son más bonitas desde la de balcón, pero son 60€ más cara por noche, cosa que creo que no merece la pena. La habitación con salida al jardín es muy poco luminosa (extremadamente poco para mi gusto) pero la decoración es muy chula, el jardín también y la playa a menos de 30 metros de distancia. Es la mejor opción en mi opinión.

Frente a las habitaciones hay una zona en la que se pueden ver tiburones y mantas cada día a las 18:30, pues les echan de comer sobras de pescado y vienen todos como locos. Son los tiburones nodriza, los mismo que los de las excursiones que os explico más abajo, que son inofensivos.

La playa

Como os contaba, es muy larga aunque no muy ancha, y menos cuando la marea está alta, pero es que realmente hay tan poca gente en la isla que hay espacio para todos. Hay hamacas de uso libre por todas partes y también varios toldos que encontraréis ocupados por turistas si vais a la playa más tarde de las 11.

En el extremo más lejano al hotel, quizás a unos 10 minutos andando, es la parte más salvaje y solitaria, donde parecerá que estáis solos en la isla, sin nadie alrededor y rodeados de vegetación y agua cristalina.

El pueblo

Para mí es lo que más encanto tenía de la isla, aunque llamarlo pueblo es un decir, pues apenas eran 4 calles. Pero era lo mejor porque en los típicos resorts con water villas de las islas privadas eso no lo hay, y esa es la vida real de las Maldivas: unas cuantas callecitas de casas bajas donde vive toda la familia, inexistencia total de asfalto, pues todas las calles están «hechas» de arena de playa (sí, se puede vivir descalzo 24/7) una pequeña mezquita, una escuela, una comisaría, una cafetería y un ayuntamiento. Y la vida de los lugareños gira entorno al pequeño puerto, del que salen las embarcaciones de pesca, de excursiones para turistas y de speed boats a Male.

La selva

La playa y el pueblo ocupan, si acaso, un tercio de la isla. El resto es un frondoso bosque tropical que hace que a ratos pienses que estás en una isla desierta. Sí y no, porque un punto negativo es que hay un vertedero en medio, y no está en ningún tipo de recinto cerrado, sino que caminando por el sendero que rodea la isla, de repente aparece un montón gigantesco de basura maloliente de todo tipo. De reciclar ni hablemos, claro.

A pesar de esto, sigo recomendando totalmente la isla, pequeña, preciosa, tranquila y con ese aura de paz que me transmitía a cada minuto.

Excursiones desde Thinadhoo

Tanto en el hotel como en un pequeño local situado en la calle principal del pueblo hay excursiones disponibles, que son similares a las que se puede encontrar en cualquier lugar de maldivas: snorkel en arrecife, con delfines, con tortugas, con tiburones, cenas en barco, picnics en islas desiertas o en bancos de arena… hay para todos los gustos y colores.

Lo que no existe son excursiones a ver lugares de otras islas: realmente las islas de Maldivas son muy similares entre sí, y salvo en Male, no hay monumentos que ver, y tampoco lugares naturales que no vaya a haber en vuestra propia isla.

Nosotros solo hicimos el snorkel con tiburones, ya que visitamos Maldivas en julio (época de lluvias) y este tipo de excursiones se cancelan si no hace buen día. Así que, entre que fuimos retrasándolo y que se acumularon un par de días de lluvias por la mañana, al final no nos dio tiempo a hacer más que esa, la cual os cuento al detalle en este vídeo:

Las excursiones oscilan entre los 25 y los 60€, y las que son más especiales (bucear con el tiburón ballena o con delfines, por ejemplo) o combinan varias actividades en un mismo día, ascienden a 100-150€.

También hay una escuela de buceo de la famosa empresa PADI, en la que no solo podréis bucear sino también sacaros el título de aguas abiertas si no lo tenéis.

¿Cómo llegar a Thinadhoo?

No os quedará duda, pues todos los hoteles tienen servicio de traslado desde y hasta el aeropuerto, y todos dan por hecho que haréis uso de ello (no es gratis, cuesta unos 65€ por trayecto) a no ser que les indiquéis lo contrario. Mi recomendación es que lo utilicéis: es mil veces más rápido y cómodo. Os contactarán unos días antes de vuestro viaje para conocer el vuelo en el que llegáis.

La otra opción es tomar un ferry hasta la isla principal del atolón, Felidhoo, y de ahí otro a Thinadhoo, algo que cuesta menos de 5€ pero que os supondrá más de 5 horas (toda la info de ferrys aquí).

Espero que disfrutéis de Thinadhoo tanto como lo hicimos nosotros. ¡Un sueño de isla!

(Lee aquí todo lo que necesitas saber para viajar a Maldivas)

Viajar a Maldivas: consejos e información

Recién regresados de nuestro viaje a Thinadhoo (Maldivas) vengo a contaros toda la info y detalles necesarios para que podáis organizar vuestro viaje al paraíso. Y es que al contrario de lo que piensan muchos, viajar a Maldivas no implica necesariamente dejarse un riñón en hoteles de lujo de 800€ la noche. En Maldivas hay de todo, y de hecho creo que alejarse un poco del extremo lujo de las water villas puede ser todo un acierto.

1. Documentación para viajar

  • Pasaporte: que no caduque en los 6 meses posteriores a las fechas de vuestro viaje.
  • Visado: no es necesario hacer ningún tipo de gestión. Al llegar a Maldivas, pasaréis por el control de pasaportes y os lo sellarán, permitiendo así que estéis hasta 30 días dentro del país.
  • Traveller declaration: simplemente deberéis rellenar este documento (desde el móvil mismo sirve) donde se pide información de los vuelos, isla y hotel en el que os alojaréis. Se genera un QR que os recomiendo guardar por si acaso, pero realmente no lo piden en ningún sitio, ya que se les debe quedar a ellos registrado en su base de datos.
  • COVID: ya sabéis que esta información puede cambiar, pero a fecha de agosto de 2022 no se necesita ninguna documentación para viajar a Maldivas. Ni vacuna, ni test ni ningún otro tipo de certificado.

2. Moneda e idioma

La moneda de Maldivas es la rufiyaa (pronunciado rufia y cuyas iniciales son MVR). 1€ equivale aproximadamente a 16MVR, aunque si queréis verlo exactamente en el momento en que leéis esto, podéis pinchar aquí.

De todas formas, en cualquier lugar aceptan también dólares para cobrar, y en casi todas partes es posible pagar con tarjeta. Nosotros no hicimos cambio de moneda, apenas 20€ porque queríamos tener unos billetes de recuerdo.

El idioma oficial es el maldivo o divehi, una mezcla y modificación a lo largo del tiempo del idioma que se habla en Sri Lanka (el país más cercano a Maldivas), pero lo cierto es que es un país bilingüe, prácticamente todo el mundo habla inglés perfectamente y en los colegios se enseña mucha materia en este idioma. También tienen conocimientos de árabe, pues es la lengua oficial de su religión.

3. Seguro de viaje

Maldivas es un país muy seguro desde el punto de vista de delincuencia callejera. En las islas es inexistente y en las ciudades grandes como Male prácticamente también.

En cuanto a vacunas obligatorias, ninguna lo es, y no hay especialmente riesgo de contraer ninguna enfermedad. Nosotros no nos pusimos y no conocemos a nadie que lo haya hecho, pero si es cierto que algunas organizaciones oficiales mencionan lo siguiente:

Lo que sí os recomiendo 100%, para viajar a Maldivas como a cualquier otro país, es contratar un seguro de salud, son extremadamente baratos para todo lo que cubren. Nunca se sabe qué puede pasar, y sinceramente me parece impensable no contratar algo así. Las hospitalizaciones o asistencias médicas en el extranjero suelen costar mucho, y de esta forma os aseguráis que en caso de que algo pase, aunque no sea grave, no tengáis que pagar nada y tengáis una buena atención.

Nosotros estuvimos 9 días en Maldivas y el seguro fue de 34€ por persona con IATI. Haciendo clic aquí debajo podéis entrar en la página de IATI y contratar el seguro con un 5% de descuento:

4. Hora y clima de Maldivas

El horario oficial es el GMT +5, eso quiere decir que en invierno son 4 horas más que en España Peninsular y 3 horas más en verano.

Al ser un país muy cercano al ecuador, durante todo el año sale y se pone el sol prácticamente a la misma hora y hay 12 horas de luz (sale sobre las 6:30 y se pone sobre las 18:30), y ojo, porque esto quiere decir que los rayos de sol son muy agresivos. ¡Crema de factor 50 obligatoria!

Las temperaturas son muy parecidas todo el año, oscilando entre los 25 y los 30º tanto de día como de noche. Lo único que cambia es que de mayo a octubre es la temporada húmeda (llueve más) y de noviembre a abril es la temporada seca (llueve menos). Aún así, puede llover en cualquier momento y cuando lo hace es durante períodos cortos de tiempo pero muy intensos.

La temporada alta para viajar a Maldivas es, por tanto, en la época seca, y es cuando os recomiendo viajar si os lo podéis permitir (nosotros solo podíamos ir en verano, y salvo un par de días, el resto no llovió, aunque sí estuvo nublado casi todo el tiempo). También los precios son algo más caros en la época seca y suele haber más turistas.

5. La sociedad maldiva

Étnicamente hablando, los maldivos son muy parecidos físicamente a los hindúes, pero a nivel cultural, debido a que el primer conquistador hace más de 1000 años fue un emir árabe, la religión oficial del país es el Islam. Es una sociedad muy religiosa, y de hecho hay normas que, a pesar de que el turismo es su principal fuente de ingresos, debe cumplir todo el mundo:

  • No es posible comprar bebidas alcohólicas.
  • No es posible utilizar bañador o bikini en las playas públicas, salvo las llamadas bikini beach, donde sí está permitido. En el resto, las mujeres deben ir cubiertas de arriba abajo, y los hombres con camiseta y pantalón por las rodillas.
  • Se suele pedir a los turistas que vistan respetando las normas musulmanas: las mujeres no deben enseñar más arriba de las rodillas ni tampoco los hombros, y los hombres prácticamente lo mismo. Si bien es cierto que nosotros no vestimos así la mayoría del tiempo (no teníamos ropa de esas características) y nadie nos dijo nada, y tampoco a la mayoría de turistas que nos cruzábamos.

Nada de esto es aplicable a las islas privadas (aquellas en las que solo hay un hotel) sino a las que tiene población local.

6. Geografía de las Maldivas

Maldivas está compuesta por atolones, una cordillera volcánica que hace muchos millones de años quedó sumergida bajo el agua. En las crestas de los cráteres se fue acumulando coral, y esto es lo que dio lugar a las islas que hoy podemos visitar, motivo por el cual son tantas y tan sumamente pequeñas.

En total, 26 atolones y 1190 islas, de las cuales solo 202 están habitadas por población local, y 87 de ellas están compradas o alquiladas por empresas hoteleras y toda la isla es un único hotel. El resto son tan pequeñas o tan remotas que no permiten ser habitadas de manera permanente. Nuestra isla, Thinadhoo, medía 600 metros de largo y 200 de ancho, y Male (la capital) son tan solo 5,6km2.

La altitud media de las Maldivas es de 1,5msnm, y su «cima» más alta se encuentra a 2,5m. Esto la convierte en el país más plano del mundo, y desgraciadamente el que probablemente no exista para el año 2100 si las predicciones con respecto al cambio climático se cumplen.

El porqué de sus aguas cristalinas es la arena blanca gracias al coral por el que están compuestas, pero una curiosidad es que aproximadamente el 50% del coral es en realidad excremento de pez loro, que come coral y al expulsarlo genera una sustancia muy parecida a la arena. ¡Un solo pez puede generar una tonelada de «arena» al año!

7. Alojamientos

Hay dos formas claras de vivir las Maldivas:

  • En un lujoso y caro resort en una isla privada, cuyos precios no bajan de 500-600€ la noche (los más baratos) y hasta incluso 5000€ la noche los más elitistas.
  • En un hotel en una isla pública, cuyo nivel de comodidades y lujo varían muchísimo, y en consecuencia sus precios.

Es posible alojarse en Maldivas por menos de 30€ por persona y noche, ¡sí! pero lo que hicimos nosotros fue alojarnos en un buen hotel (lo que sería un 4 o incluso 5* en España) en Thinadhoo, una isla con 40 habitantes locales (aunque unos 200 empadronados) en la que había otros 3 hoteles más, pero que prácticamente teníamos para nosotros. Así, a ojo, podría haber allí, en total… unos 120 turistas más. Fue una pasada, porque aunque la isla era enana, dos tercios de ella eran pura selva inhabitada, así que parecía que estábamos en una isla desierta y a la vez teníamos todas las comodidades.

Mis recomendaciones son las siguientes:

  • Que, allí donde vayáis, contratéis el régimen de pensión completa, pues salvo en las islas grandes, no hay realmente restaurantes donde comer, sí quizás alguna cafetería.
  • Que busquéis en comparadores (como por ejemplo Booking.com) donde podréis elegir el hotel en base a vuestro presupuesto, fotos, y sobre todo opiniones de otros viajeros.
  • ¡OJO! A los precios de los hoteles hay que sumarle el precio del transporte hasta la isla, y esto es algo que puede encarecer muchísimo, pues el transporte es privado (lo gestiona el hotel) y si vuestra isla está lejos de Male, deberéis ir en hidroavión (con un coste de 300€ por persona y trayecto). Si está más cerca, podréis ir en lancha rápida, cuyo precio varía, pero ronda los 60€ por trayecto.

Nosotros nos alojamos en el Plumeria Maldives, en la isla de Thinadhoo (atolón Vaavu) y nos costó 1000€ en una habitación junto a la playa y en régimen de pensión completa, para 2 personas. 500€ por persona 7 noches de hotel y 3 comidas de buffet al día, en un hotel enorme, precioso y a 15 segundos del mar. ¡Una pasada!

8. Desplazamientos

Llegar a Maldivas se hace, evidentemente, en avión, debiendo hacer siempre una escala al no existir vuelos directos desde España y casi ningún otro país europeo. Lo mejor es hacer escala en Dubai o en Doha, y el total del viaje serán (si las escalas son cortas) unas 14-15 horas hasta llegar a Male, la capital.

Desde allí, hay 3 formas de desplazarse a otras islas:

  • Ferry público: no lo utilizan apenas turistas, pues a no ser que vuestra isla esté muy cerca, el tiempo invertido en el trayecto pueden ser muchas horas. Por ejemplo, nuestra isla estaba a 60km y hubiésemos tardado 5h30 en llegar en ferry. En cualquier caso, existen y son extremadamente baratos, así que os dejo aquí la web de la compañía para que podáis consultar los trayectos disponibles.
  • Speed boat: es las más económica de las dos formas de desplazamiento privadas por Maldivas. Como os decía antes, lo gestiona el hotel (cuando reservéis y/o cuando se acerque la fecha de vuestro viaje, os pedirán el número de vuelo y hora de llegada para ir a buscaros) y si la distancia a la isla lo permite, os vendrán a buscar en este tipo de lanchas rápidas. Mi recomendación es que, si vais con presupuesto, elijáis una isla que permita este tipo de desplazamiento. Depende de la distancia, pero puede costar entre 60 y 90€.
  • Hidroavión: es la forma más cómoda y rápida de llegar, pero también la más cara (unos 300€). La verdad es que ni nos la planteábamos, pero cuando llegamos a Male estaba lloviendo y nos pilló una tormenta en el mar dentro del barco, y tuvimos tan mala experiencia que de no ser porque el día de vuelta salió espléndidamente soleado, nos hubiésemos planteado volver en avión. ¡Qué mal lo pasamos! Si os mareáis en el mar, no olvidéis biodramina.

Aunque el transporte privado lo gestiona el hotel, también podéis consultar precios o bien gestionarlo vosotros en este enlace.

9. ¿Qué se hace en las Maldivas?

Relajarse hasta niveles insospechados. Es el viaje perfecto para desconectar al máximo, para vivir descalzo, ir de la tumbona al agua, de agua a la hamaca, de la hamaca al chillout, ¡y fluir!

Pero si queréis actividad, también la hay: en todos los hoteles e islas se ofrecen excursiones de snorkel, buceo, picnics en otras islas, cenas en barco… para todos los gustos y aficiones.

Nosotros hicimos snorkel con tiburones y ¡qué pasada!

Lo que no tiene mucho sentido es ir a hacer turismo a otras islas: todas son del mismo estilo, y salvo en Male, que sí hay alguna cosa que ver, no hay excursiones de unas islas a otras porque no hay nada que ofrecer que no lo haya en tu propia isla. Además, estaréis tan a gusto en vuestra burbuja paradisiaca que ni os apetecerá.

10. Otros datos de interés

  • Gastronomía: con gran influencia hindú, así que cuidado con el picante si no os gusta. Claro está que en los hoteles la comida es bastante internacional, así que no tendréis problema.
  • Lo que no puede faltar en la maleta: antimosquitos, alguna sudadera (tienen a poner el aire bastante fresco en los interiores) y un pantalón largo si quieres entrar en la Gran Mezquita de Male.
  • ¿Mejor una isla privada o pública? En mi opinión, mejor pública, es donde realmente podréis conocer gente de allí, un lugar más auténtico, más animado y donde habrá más planes interesantes. Las islitas maldivas tienen mucho encanto, una isla privada es algo totalmente artificial (y bonito, claro que sí). Mucha gente opta por pasar unos días en una pública y algún otro en un resort privado.
  • Si vais a comprar algo, podéis regatear. Es típico aquí.
  • Visitar Male: haré un post sobre ello, pero si vuestro vuelo de vuelta sale por la mañana, mi recomendación es que paséis esa última noche en Male para ir sin agobios al aeropuerto. De esta forma podéis dar un paseo por Male, una ciudad nada bonita pero así al menos vivís de cerca una horas la realidad de Maldivas. En 3 horas podéis recorrer toda la isla y sus principales puntos de interés.

Espero que esta info os sea útil, y si tenéis cualquier duda, os leo en comentarios.

Luanco (Asturias)

Día 2 de nuestra escapada veraniega a Asturias (este año estamos alojados en Candás) y dado que hoy no teníamos coche, hemos decidido echar a caminar bordeando los acantilados, un paseo muy chulo aunque con muchas cuestas, hasta llegar a Luanco, un pueblo a 5km de Candás (en dirección Avilés), cerca del Cabo Peñas, el punto más septentrional de Asturias. La vuelta también la hemos hecho caminando, pero existe un autobús de línea que conecta ambas localidades y que pasa cada media hora.

Esta localidad, de las más grandes y animadas de la zona, tiene el típico aire y encanto de los pueblos costeros asturianos, además de una de las mejores playas de esta parte de la costa, por lo que abundan las urbanizaciones de veraneo, además de que son muchos los que vienen en coche hasta aquí para pasar el día en la playa, que como no podía ser de otra manera en pleno agosto, está abarrotada.

¿Qué ver en Luanco?

  • Museo Marítimo de Asturias: el mar marcó la historia de Luanco, que se hizo grande gracias a la captura de ballenas y posteriormente de bonito, xarda y marisco. Hubo tanto movimiento en el puerto que comenzaron a conservar el pescado en salazón, naciendo así la época dorada de las conserveras en la región. Este museo hace homenaje a todo ello y además es uno de los primeros museos de España, abierto en 1948.
  • Playa de la Ribera: No es la playa para el ocio, ya que cuando la marea sube, desaparece, así que está más destinada a la pesca. Es aquí donde traían las ballenas tras ser capturadas.
  • Isla del Carmen: se ve justo desde la playa, una pequeña ermita que con la marea alta queda rodeada de agua. Fue construida por Santos del Río en 1701 en honor a la Virgen del Carmen, que vivió allí el resto de su vida como un ermitaño.
  • Torre del Reloj y el casco antiguo: esta torre y sus alrededores (numerosas casitas de colores) fue el epicentro de la vida en la villa desde 1705, toda una revolución al tener que dejar de orientarse p0or la posición del sol o la altura de las mareas. Durante tantos años, a parte de relo fue polvorín, almacén municipal y cárcel.
  • Iglesia de Santa María: no es la iglesia primitiva, sino que sustituye a la anterior, debido a que la población de Luanco creció tantísimo que en 1730 tuvieron que construir una más grande.
  • Playa de Luanco: esta sí es la playa para relajarse y bañarse (si no eres friolero), muy amplia y con buena arena, algo que no abunda en la costa cantábrica.
  • Puerto de Luanco: a parte de que es el lugar perfecto para dar un agradable paseo, en él hay una exposición que homenajea a las familias ancestrales y su trabajo en la villa.

Candás (Asturias)

Tal y como venimos haciendo desde hace años, el Paraíso Natural de España siempre merece una visita de rigor. Este verano hemos reservado unos cuantos días para venir a la parte occidental de Asturias, más concretamente a Candás, un pequeño pueblo a mitad de camino entre Gijón y Avilés, municipio que será nuestro «campamento base» y desde el que nos moveremos para ver diferentes lugares de sus alrededores.

Recorrerlo a pie es posible debido a su pequeño tamaño, ¡aunque ojo con las cuestas que se gastan aquí! Poco terreno llano hay a parte de la zona del puerto.

Hemos echado a caminar, para así ir descubriendo los lugares más emblemáticos de la localidad:

  • El ayuntamiento: alojado en una típica casa de indianos de finales del siglo XIX.
  • Iglesia de San Félix: El nombre le viene en honor de un mártir que era de Gerona, data del siglo X y fue donada por el Rey Fruela II y su esposa a la Santa Catedral de Oviedo.
  • La playa: se caracteriza por ser de los pocos tramos costeros de Asturias que no tiene protección medioambiental.
  • Museo de la Conserva de Candás: se encuentra en lo que antes fue el aljibe la fábrica de conservas y Sidra Bernardo Alfageme, y se trata de una exposición permanente de la ancestral industria conservera de Candás.
  • Parque de les conserveres: nace como homenaje a las mujeres que trabajaron en la mencionada fábrica, y se le conocer popularmente con el Parque de Ojeda. En la plaza central, podrás encontrar una enorme explanada que sirve de lugar de celebración de muchas de las fiestas que se realizan en el pueblo, y también hay un pequeño jardín botánico.
  • El faro: construido en el año 1917 para sustituir una torre de luces situada a unos metros más abajo, en la actualidad el faro es la sede de la Banda de Gaitas de Candás, a la que a veces se puede ver ensayando allí mismo.
  • Ermita de San Antonio: tiene mucha historia, pues ante los sucesivos derrumbamientos del acantilado, que se encontraba a escasos 60 centímetros del borde, se decidió en el año 2011 por desmontar piedra a piedra y trasladarla a un lugar cercano, pero separada del acantilado.

Más lugares que ver en Asturias

Pico del Lobo (2274m): Reto CIMASxPROVINCIAS 3/50 ☑️

(Descarga y sigue la ruta de Wikiloc aquí)

Segunda cima de mi reto CIMASxPROVINCIAS conquistada, en esta ocasión he ascendido hasta el techo de la Provincia de Guadalajara: el Pico del Lobo, a 2274m de altitud en plena Sierra de Ayllón y haciendo frontera con la provincia de Segovia.

De hecho, el punto de partida es la estación de esquí de La Pinilla, en el municipio segoviano de Cerezo de Abajo, bien comunicado con la autovía A1 (solo he tardado 1 hora desde Madrid).

Al ser verano, no hay ningún problema para aparcar allí, a pesar de que en estas épocas sin nieve esta zona es el paraíso de los muchos ciclistas, pues aquí se encuentra La Pinilla Bike Park, compuesta por numerosos caminos para hacer acrobacias con la BTT.

La ruta hacia el Pico del Lobo que he elegido es la circular (en sentido contrario a las agujas del reloj), subiendo por el Collado del Aventadero y bajando por las pistas de esquí.

Los primeros 3km son muy inclinados, comienzan en las urbanizaciones a la izquierda de la estación de esquí, y discurren por un frondoso bosque de pinos, por un sendero bien marcado, pero hay que estar atentos porque se bifurca varias veces debido a que hay caminos para descenso de bicis por allí. Siguiendo la ruta de Wikiloc no tiene ningún tipo de pérdida.

Pasados unos 2,5km los árboles casi desaparecen y ya se puede ver una espectacular panorámica de la provincia de Segovia mientras se recorren los 500m restantes hasta el Cerro del Aventadero, punto en el que se alcanza la cresta de la montaña y desde donde se ve Guadalajara a un lado y Segovia al otro. Desde aquí hay que continuar 2km más hacia la derecha, siguiendo la dirección que marca el cartel hasta el Pico del Lobo. Una vez superado el Collado del Aventadero, la cima se ve perfectamente a lo lejos, incluido el feísimo edificio en ruinas junto a ella…

Y finalmente, 5km de ruta y 550m de desnivel después, ¡llegamos a la cima de Guadalajara, el Pico del Lobo, a 2274m de altitud!

Para continuar la ruta de forma circular, hay que seguir en la misma dirección que traíamos, pasando junto al Alto de las Mesas, que aprovechamos para subir también, ya que estaba muy muy cerca.

Después se continúa casi llano hasta llegar a la altura de las pistas de esquí, y a partir de aquí la bajada es un poco libre: podéis hacerla por las pistas (muy inclinado y nada agradable, en mi opinión), o por los caminos que van haciendo rodeos (más largo pero mucho más agradable). Yo hice una combinación de las dos, pero me parece que es mejor bajar por los caminos.

En el último tramo tomé el camino bajo el telesilla que sí está operativo en verano, y este sí que no os lo recomiendo, pues además de ser muy inclinado, discurre junto a los senderos de las bicis y hace que haya que ir pendiente de que en los cruces no pasase ninguna (llevan mucha velocidad).

Tras otros 5km aproximadamente, llegamos a la meta y cerramos el círculo: en total 10,4km de ruta con 788m de desnivel. Exigente en algunas partes de la subida, pero con paciencia es posible hacerla estando mínimamente en forma. ¡Muy recomendable!

(Descarga y sigue la ruta de Wikiloc aquí)

Cumbre de Peñalara (2428m): Reto CIMASxPROVINCIAS 2/50 🏞

(Descarga y sigue la ruta de Wikiloc aquí)

¡Primer hito de mi reto CIMASxPROVINCIAS conseguido! Y técnicamente no es un logro, sino dos, pues la cumbre de Peñalara es considerada tanto el punto más alto de Madrid como el de Segovia, al ser éste justo la frontera entre ambas provincias.

Hace unos años ya hice una pequeña ruta a las Lagunas de Peñalara, algo muy típico que todo madrileño ha hecho alguna vez por ser una ruta corta y muy sencilla, a la par que bonita.

Esta vez elegí otro camino, partiendo también del Puerto de Cotos, y realicé una ruta circular en sentido contrario a las agujas del reloj, sentido que implica que el primer punto destacado de la ruta es ya la Cumbre de Peñalara, a 2428m de altitud.

El camino está perfectamente señalizado, habiendo varios caminos que se cruzan y en los cuales hay que seguir siempre las indicaciones hacia la cima de la montaña, que se encuentra a unos 5,5km desde el parking del Puerto de Cotos.

Una vez arriba, en lugar de bajar por el mismo sitio, lo que hice fue continuar en dirección al Risco de los Claveles (gracioso nombre, teniendo en cuenta de que se trata de una vertiginosa cresta en la que hay que avanzar de roca en roca). La ruta que estaba siguiendo marcaba dirección hasta el final del risco, hasta bajar a la Laguna de los Claveles, pero en determinado momento (no sé si quizás porque me desvié del “camino” o porque iba por el lado contrario de la cresta al que debería) llegué a ver demasiado complicado el avance, por lo que en este punto decidí descender hasta “tierra firme” de piedra en piedra.

Finalmente llegué de nuevo al sendero que conecta las Lagunas de Peñalara, y en ese punto solo tenía que seguirlo hasta llegar, pocos kilómetros después, a la Laguna Grande de Peñalara.

Desde aquí, un camino de vuelta de unos 3km, fácil y con poco desnivel, hasta llegar de nuevo al parking, y fin de la ruta.

En total, unos 12km con 640m de desnivel. La primera parte hasta la cumbre, en constante subida, la bajada desde el Risco de los Claveles bastante incómoda (de haberlo sabido me la hubiese ahorrado, la verdad), y desde bajar de allí, sencillo y casi llano.

(Descarga y sigue la ruta de Wikiloc aquí)

Reto CIMASxPROVINCIAS

Hace unos años ya me entró el gusanillo de la montaña (en modo senderismo, no tanto trail running o escalada). Pero cuando tu deporte principal es el atletismo de pista, combinar un buen rendimiento en él y subir a la montaña asiduamente, se torna complicado. Por eso la off season de pista (normalmente entre los meses de julio y noviembre) es tan peligrosa, porque ese gusanillo aflora de nuevo.

A raíz del viaje a Pirineos y lo muchísimo que he disfrutado de todas las rutas que hicimos, se me ha ocurrido un nuevo reto (que me llevará años, pero que me parece divertido), y es subir al punto más alto de cada provincia española. Un total de 50 cimas, siendo la más alta el Teide (Tenerife, 3718m) y la más baja el Pico Pilar (A Coruña, 803m).

A continuación os dejo la lista que iré actualizando según vaya cumpliendo objetivos (y si vivís cerca de alguna de ellas, ¡se acepta compañía!):

(Actualizada a 8/8/2022) 3/50 completados

CUMBREPROVINCIAALTITUD☑️RUTA A SEGUIR
1TeideTenerife3718m
2MulhacénGranada3478m
3AnetoHuesca3404m
4Pica d’EstatsLleida3143m
5Puig PedrósGerona2914m
6Torre CerredoAsturias2652m
7Torre CerredoLeón2652m
8Torre BlancaCantabria2618m
9ChulloAlmería2611m
10Pic de Costa CabiroleraBarcelona2604m
11AlmanzorÁvila2591m
12Peña del InfiernoPalencia2537m
13Mesa de los Tres ReyesNavarra2443m
14PeñalaraMadrid2428m☑️Cotos – Cumbre de Peñalara
15PeñalaraSegovia2428m☑️Cotos – Cumbre de Peñalara
16Canchal de la CejaSalamanca2427m
17CalviteroCáceres2399m
18MoncayoSoria2314m
19MoncayoZaragoza2314m
20Pico del LoboGuadalajara2274m☑️La Pinilla – Pico del Lobo
21Cerro de San LorenzoLa Rioja2271m
22Pico MáginaJaén2165m
23Pico San MillánBurgos2141m
24Peña TrevincaOurense2128m
25Peña TrevincaZamora2128m
26Pico de la AtalayaAlbacete2083m
27La MaromaMálaga2065m
28Pico de PeñarroyaTeruel2028m
29Pico ObispoMurcia2014m
30Morro de la AgujereadaLas Palmas1957m
31O MustallarLugo1930m
32MogorritaCuenca1864m
33Alto de las BarracasValencia1837m
34PenyagolosaCastellón1815m
35Pico del PinarCádiz1648m
36La TiñosaCórdoba1567m
37Pico de AitanaAlicante1557m
38AitxuriGuipúzcoa1551m
39GorbeaÁlava1482m
40GorbeaVizcaya1482m
41Corocho de RocigalgoToledo1449m
42Monte CaroTarragona1440m
43Puig MayorBaleares1436m
44Riscos del AmorCiudad Real1344m
45FaroPontevedra1180m
46Pico del TerrilSevilla1129m
47Cerro de TentudíaBadajoz1112m
48Cumbre de los Bonales OccidentalHuelva1055m
49Pico CuchillejoValladolid932m
50Pico PilarA Coruña802m

Subida a la Brecha de Rolando desde Bujaruelo (Pirineo Aragonés – Francés)

(Descarga y sigue la ruta completa en Wikiloc aquí)

¡Pasada de ruta para rematar nuestro viaje por el Pirineo Aragonés! Y no apta para todo el mundo.

Subir a la Brecha de Rolando (2804m) puede hacerse desde varios sitios:

  • Desde el pueblo de Gavarnie, en Francia, comenzando a 1809m de altitud y en una ruta de unos 23km con 1000 de desnivel.
  • Desde el Valle de Ordesa, siguiendo la misma ruta que para Cola de Caballo y continuando al Refugio de Góriz, pero esta no es posible hacerla en un día, sino durmiendo una noche en el Refugio, puesto que se alarga a más de 30km con mucho desnivel.
  • La más sencilla, desde el parking de Col de Tentes: también en Francia y ya a 2208m de altitud, por lo que la ruta son unos 10km con 600 de desnivel.
  • Desde el Valle de Bujaruelo, a 1320m de altitud. Unos 18km de ruta con 1500 de desnivel, que se suben en los 9km de ida.

Nuestra elección (y la única realmente viable) fue subir desde Bujaruelo, ya que para llegar a Col de Tentes en coche habría que conducir 3h30 atravesando todo el pirineo desde España hasta Francia, y eso no era una opción.

Comenzamos la ruta a las 9 de la mañana buscando huir de la ola de calor que asola toda España estos días, y también porque la ruta se nos podía alargar hasta bien entrada la tarde. Mentalizados de que sería la hazaña más exigente de los 4 días, emprendimos la subida, y a pesar de la inclinación, 5km después y en solo 1h30 estábamos en el Puerto de Bujaruelo, a 2273m de altitud, el punto fronterizo entre España y Francia, desde donde se divisa a pocos cientos de metros el mencionado parking de Col du Tentes.

Desde ahí, unas vistas impresionantes de Bujaruelo por un lado, y Gavarnie por el otro. Comenzamos la segunda fase de la ruta, que durante un par de kilómetros discurrió por un camino de una pendiente más que asequible, lo cual agradecimos bastante.

Y un rato después llegamos a una gran cascada creada por el deshielo del Glaciar de Taillon, y dado el calor que hacía, bajaba muy cargada. Algo nada gracioso porque había que pasar de un lado a otro de ella para poder continuar la ascensión. Con cuidado, paciencia y mojándonos mucho los pies, la superamos y seguimos subiendo de roca en roca paralelos a ella, hasta llegar por fin a Col du Sarradets, desde donde se puede observar el Glaciar de Taillon, el Pico Taillon (3144m) y el Circo de Gavarnie (con la cascada más larga de Europa al fondo).

Pocos metros después, parada larga para comer en el Refugio de Sarradets (a 2588m): un lugar grande, con posibilidad de dormir allí cómodamente, pues tiene camas, cafetería, salón, servicios, fuente… un señor refugio, vaya.

Llegamos allí indecisos de si subir hasta la Brecha (pues desde el refugio se ve perfectamente y las vistas son espectaculares), pero tras haber repuesto fuerzas con nuestro bocadillo, un buen crêpe francés y café, decidimos rematar la ruta: solo sería 1km más, aunque con 250m de desnivel (y no teníamos palos para bajar, cosa que os recomiendo encarecidamente).

Si estáis en la misma situación que nosotros, ni os lo penséis: ¡tenéis que subir! Solo fueron unos 30 minutos de subida (que dependerá de lo rápido que vayáis, pero el caso es que no se hace nada larga), para coronar la brecha, otra frontera natural de Francia con España, desde donde se ve Gavarnie hacia un lado, y Ordesa hacia el otro. Y literalmente al lado de la cima de Monte Perdido. ¡Merece la pena!

En total, tardamos una 4h en subir desde Bujaruelo hasta la Brecha, sin contar las paradas, y 2h30 en bajar. Incluyendo paradas, fueron unas 8h30.

Una ruta muy exigente a nivel físico, que si estáis en forma y os gusta andar podréis hacer sin problemas pero con paciencia. Solo hay algunos tramos algo más difíciles, que son la cascada de Taillon y el kilómetro de la Brecha, con tramos de nieve y de grandes rocas, y después al bajar, algunos tramos de piedras sueltas en los últimos 3km de ruta, ya en las paredes del Valle de Bujaruelo.

Vuelvo a Madrid con muchos dientes largos de seguir haciendo montaña, y con ganas de repetir una ruta de este nivel de exigencia. ¡Se aceptan recomendaciones!

(Descarga y sigue la ruta completa en Wikiloc aquí)

Ibón de Piedrafita, Arco de Piedrafita y la tirolina más larga de Europa (Valle del Tena, Pirineo Aragonés)

(Descarga y sigue aquí la ruta de Wikiloc)

Para el día de hoy hemos buscado un ruta más corta y sencilla, puesto que mañana tenemos en mente hacer una bastante larga y complicada, por lo que era necesario reservar energías (mañana os cuento dónde vamos 😏).

Hemos aparcado en el parking del Parque Lacuniacha (a pocos kilómetros de Piedrafita de Jaca y que cuesta 5€), y desde allí hemos emprendido la marcha hasta el Ibón de Piedrafita, un pequeño y precioso lago de montaña de origen glaciar, a solo 3km y 300m de desnivel desde el inicio de la ruta.

Una vez aquí, si queréis dejar la ruta en un paseo, podéis volver por el mismo sitio que habéis venido. Nuestra elección (y la que os recomiendo) es seguir haciendo la ruta circular (esta perfectamente señalizada por carteles amarillos) y llegar hasta los pies del Arco de Piedrafita, una formación rocosa en forma de arco, tan perfecto que parece que lo ha construido una mano humana.

En este punto, están las opciones de subir o no hasta el arco (es lo que hemos hecho nosotros y lo que podéis ver en la ruta de Wikiloc que os comparto), una misión más compleja, pues se trata de un camino estrecho de piedras sueltas de 1km de longitud y casi 300m de desnivel. Requiere de una forma física medianamente buena, pues luego la bajada también hay que hacerla con habilidad.

Si podéis, os recomiendo subir, pues el arco (y las vistas) es impresionante.

Tras este punto, después de bajar por el mismo camino de subida al arco, la ruta continúa de forma circular (debéis seguir las indicaciones amarillas en dirección Piedrafita de Jaca, aunque los kilómetros que indica que falta no son los que faltan hasta el parking sino hasta el pueblo, que está más lejos). 5km después se llega de nuevo al parking, y fin de la ruta.

En caso de que elijáis la opción de subir al Arco, el total de la ruta asciende a 12km circulares con 500m de desnivel. Si no, serán unos 10km con 350 de desnivel.

(Descarga y sigue aquí la ruta de Wikiloc)

Nos ha encantado, porque además de las increíbles vistas (como todo por aquí en el Pirineo Aragonés) y además hemos rematado montándonos en la tirolina más larga de Europa, aquí mismo, en Hoz de Jaca, muy cerca de la ruta que acabábamos de hacer.

La tirolina mide 1km de largo, alcanza los 90km por hora y sobrevuela el color azul del Embalse de Búbal. Dura apenas 1 minuto que se queda muy corto, y aunque cuesta 20€, creo que merece la pena. Podéis ver los horarios, precios y reservar las entradas en su web.

Aquí os dejo un vídeo donde os llevo paso a paso por nuestra excursión:

Ruta por el Valle de Otal (Pirineo Aragonés)

(Descarga y sigue aquí la ruta completa en Wikiloc)

Después de la ruta de ayer a Cola de Caballo, hoy buscábamos algo fácil y tranquilo. Y hemos dado con el lugar perfecto: una ruta de 15km de ida y vuelta, con menos de 400m de desnivel, que discurría por un ancho camino de tierra que partía desde el Camping Valle de Bujaruelo (desde donde salen más rutas a otros lugares).

Las vistas desde el principio son espectaculares, completamente rodeados de altas montañas entre las que destacaba claramente el Pico Viñamala (a 3298m de altitud), y siempre rodeados de pinos (aunque nunca había sombra por el camino que transitábamos).

La ruta primero discurre por el Valle de Bujaruelo, cuyo protagonista es el Río Ara, y después por el Valle de Otal, con el Río Otal por el centro. No tiene ninguna pérdida, pues a pesar de que no hay carteles, el camino es enorme y no hay posibilidad de desviarse sin querer.

El final de nuestra ruta ha sido la Cascada de Otal, pero el camino seguía hacia delante indefinidamente, según hemos visto en el mapa, así que si os apetece hacer una ruta más larga, es perfectamente posible y podréis llegar a lugares como el Barranco de Puerto de Tendeñera (bastante más lejos ya).

(Descarga y sigue aquí la ruta completa en Wikiloc)

Esta ruta sí es recomendable para cualquiera, de hecho había varias familias con niños haciéndola, perfecta para disfrutar de las impresionantes postales que dejan nuestros queridos Pirineos.

Aquí os dejo un vídeo donde os llevo paso a paso por nuestra excursión: