Tips: UAE | Bahrein | Qatar

Ya de vuelta en casa, os dejo algunos temas útiles para preparar y disfrutar vuestro viaje por alguno de estos tres países (o los tres):

DUBAI | ABU DHABI (UAE)

  • Su moneda es el Dirham. 1DH equivale a 0,24€, de forma que una manera rápida de hacer el cambio para saber cuánto cuestan las cosas, es dividir la cifra en DH entre 4. Ya sabéis que el cambio varía pero aproximadamente se mantiene rondando esta cifra. Luego, a cuánto os cambien la moneda en las casas de cambio ya es otro tema. Se quedan bastante comisión, pero bueno, es lo que hay. Pagar con tarjeta es otra opción, pero el banco suele cobrar comisión por pagar en moneda extranjera.
  • Desplazamientos: la forma más fácil de moverse es en taxi. Los hay por todas partes, y dado lo lejos que está todo en ambas ciudades, ir andando no suele ser una opción viable. Los precios varían, pero más o menos un viaje de 20km puede costarte 20€, siempre debéis pagar en DH porque a veces no cogen € o $ y en caso de que lo cojan hacen un cambio horrible. Una buena opción para ahorrar algo de dinero es planificar una ruta con paradas y contratar a un taxista unas cuantas horas que os va llevando de un lugar a otro y os espera mientras lo visitáis. Los precios varían, pero por 50€ podéis conseguir 3 horas de servicio si regateáis un poco. En Dubai hay metro, pero sólo tiene dos líneas y en muchos lugares visitables no se llega con él. A diferencia de otras ciudades, va por encima de la carretera, así que si podéis y os cuadra, montar una cuantas paradas puede ser un trayecto de vistas agradables.
  • Mezquitas: el vestuario necesario en las mezquitas es, para mujeres, aquel que tape absolutamente todo el cuerpo, lo único que puede quedar visible son las manos y la cara. Para hombres, normalmente también piden que se vaya en pantalón largo y manga larga, pero a veces veía de todo. En muchas mezquitas proporcionan túnicas negras y velos para mujeres, y túnicas blancas para hombres, pero no está de más llevar un pañuelo por si acaso.
  • Comida: no hay mucha comida típica emiratí realmente, pero sí os recomiendo probar la comida libanesa. De cualquier forma, hay para todos los gustos ya que en cualquier centro comercial de los muchos que hay, los restaurantes son variados y de estilo occidental. Y no hay precios baratos en ninguna parte, pero eso aquí es lo normal.
  • Cultura: en ambas ciudades, pero sobre todo en Dubai, viven muchísimos extranjeros. Esto hace que las peculiaridades de la cultura árabe queden en un segundo plano. Cada cual viste como le parece y lleva el estilo de vida que le parece, no hay restricciones de vestimenta salvo para entrar en mezquitas, y las mujeres pueden ir solas a cualquier parte.

¡Nos vamos de crucero! 2 de marzo: Dubai

3 de marzo: Abu Dhabi

4 de marzo: Sir Bani Yas Island

8 de marzo: Dubai

AfterlightImage 19

DOHA (QATAR)

  • Su moneda es el Riyal Qatarí, y la equivalencia es 1QAR=0,24€, así que igual que en UAE, hacer el cambio es fácil al únicamente tener que dividir la cantidad de QAR entre 4 para averiguar el precio en €.
  • Desplazamientos: al igual que en UAE, la forma más fácil de moverse es en taxi. Los hay por todas partes, y dado lo lejos que está todo, ir andando no suele ser una opción viable. Los precios varían, pero más o menos un viaje de 20km puede costarte 20€, siempre debéis pagar en QAR porque a veces no cogen € o $ y en caso de que lo cojan hacen un cambio horrible. Una buena opción para ahorrar algo de dinero es planificar una ruta con paradas y contratar a un taxista unas cuantas horas que os va llevando de un lugar a otro y os espera mientras lo visitáis. Los precios varían, pero por 50€ podéis conseguir 3 horas de servicio si regateáis un poco. Sí hay una buena zona para desplazarse caminando, que corresponde a la Corniche.
  • Mezquitas: (igual que en UAE) el vestuario necesario en las mezquitas es, para mujeres, aquel que tape absolutamente todo el cuerpo, lo único que puede quedar visible son las manos y la cara. Para hombres, normalmente también piden que se vaya en pantalón largo y manga larga, pero a veces veía de todo. En muchas mezquitas proporcionan túnicas negras y velos para mujeres, y túnicas blancas para hombres, pero no está de más llevar un pañuelo por si acaso.
  • Comida: no hay mucha comida típica realmente, pero sí os recomiendo probar la comida siria. De cualquier forma, hay para todos los gustos ya que en cualquier centro comercial de los muchos que hay, los restaurantes son variados y de estilo occidental. Y no hay precios baratos en ninguna parte, pero eso aquí es lo normal. En el zoco podéis encontrar también «restaurantes» de comida a los que van los autóctonos, que dejan un poco que desear en higiene pero es auténtico 100%.
  • Cultura: también hay muchos extranjeros, pero sí que hay alguna restricción más en la vestimenta, concretamente en las playas públicas, donde las mujeres deben llevar neopreno y los hombres bañador tipo pantalón corto. En las mezquitas hay que taparse al igual que en UAE y también proporcionan vestimentas en las mismas.

7 de marzo: Doha

IMG_2537

BAHREIN

  • La moneda del país es el Dinar Bahreiní. Con este cambio hay que tener cuidado porque es justo al contrario que en los otros dos países: 1BHD equivale a 2,34€, es decir, que todo precio que veáis en la moneda local hay que MULTIPLICARLO en vez de dividirlo. A nosotros nos generó una confusión porque veníamos de UAE y nos equivocamos al hacer el cambio: nos dijeron que el taxi costaba 50BHD y pensamos que eran unos 25€, cuando en realidad eran más de 100€… Esta equivalencia hace que sea un país carísimo, todo cuesta un riñón.
  • Todo lo demás es similar a Qatar y UAE, salvo porque hay algo menos de extranjeros y es un lugar bastante más «auténtico». Está en desarrollo, y probablemente con los años será similar a la Doha o el Abu Dhabi de hoy, pero de momento hay mucha menos presencia de rascacielos y lujos como en sus «hermanas mayores».

6 de marzo: Bahrein

IMG_2452

7 de marzo: Doha

(Ver también Tips: UAE | Bahrein | Qatar)

Penúltima parada de nuestro viaje, hoy hemos desembarcado en un nuevo país: Qatar.

Ha sido muy cómodo, porque hemos contratado un taxi por 50€ que durante 3 horas nos ha llevado a varios sitios de Doha. El tema de taxis está muy bien controlado, nos han informado de cuáles son los oficiales y siempre nos insisten en que deben llevar el taxímetro, si no, el viaje es gratis para nosotros.

La primera parada ha sido Katara, un espacio multiusos donde hacen numerosas ferias y también hay varios hoteles y apartamentos de lujo. Eso sí, la playa tiene unas normas estrictas, y las mujeres deben utilizar un neopreno como bañador…

Después nos ha llevado a La Perla, una zona residencial nueva que está construida sobre una isla artificial, y es el único lugar donde los extranjeros pueden comprar viviendas.

Lo más curioso de este lugar es la forma que tiene la isla en la que se encuentra, y esto desde abajo no se aprecia, por lo que le quita algo de encanto. Hemos preguntado si se podía subir a algún edificio para verlo pero no ha habido suerte.

Después de elegir nuestro Ferrari (😜) hemos puesto rumbo hacia la última parada del tour en taxi: la Corniche (con el mismo nombre que en Abu Dhabi) que es como el paseo marítimo en la zona de los rascacielos más altos y de formas más raras. Es agradable dar un paseo por allí, porque a diferencia de casi todo el resto de la cuidad, esta zona si está hecha para caminar a pie. Las vistas realmente son una pasada.

Justo en el lugar donde he tomado esta foto (junto al Costa Coffee) hay unos cuantos barcos de madera atracados que se dedican a llevar pasajeros de un lado a otro de la bahía, así que hemos cogido uno para llegar a la zona del Zoco.

Antes de entrar en el Zoco, hemos paseado por el paseo marítimo donde se encuentra el monumento de la perla (la explicación de que haya varios homenajes a las perlas es porque en sus inicios, los habitantes de la ciudad vivían de la recolección de perlas.

Última parada del día: el Zoco Waqif, uno de los más antiguos de Doha y que además aún conserva el aspecto tradicional. Se compone de un montón de callejuelas estrechas llenas de comercios, y los edificios en los que se alberga son hechos de barro (o imitándolo) lo que le da un aire muy auténtico.

Hay zonas donde venden telas, lámparas, materiales de construcción, y también pájaros y animales domésticos.

En la calle principal hay muchas cafeterías y restaurantes y hemos comido en uno llamado Damasca, con comida típica siria y nos ha encantado: todo muy rico pero además el lugar es muy agradable, especialmente la terraza, aislada del bullicio del zoco.

Las tiendas suelen estar cerradas entre las 13h y las 15h, así que para verlo en su máximo esplendor hay que evitar esta franja.

Fin del trayecto! Mañana llegamos de nuevo a Dubai, la última parada del crucero, pero hasta el sábado no volvemos a Madrid, así que aprovecharemos para ir a los sitios en los que no estuvimos el primer día (que son muchísimos).