Brujas, parada imprescindible en Bélgica

Os propongo un plan: pillar unos billetes a Bruselas, destino que normalmente suele ser muy económico en cualquier época del año, pero no os quedéis solo allí. Bélgica tiene un montón de ciudades llenas de encanto, y Brujas es una de ellas, a tan solo una hora en tren de Bruselas.

Antes de nada, no esperéis encontrar brujas en Brujas, pues a pesar de la confusión, no hay ninguna historia y leyenda que tenga que ver con ellas: su nombre sin traducir es Brugge, que al parecer deriva de la antigua palabra escandinava «Brygga» que significa «puerto«. El río Zwin vinculaba el asentamiento vikingo donde ahora se encuentra Brujas con mar del Norte, y pronto se convirtió en un importante puerto de comercio internacional.

Después de muchos años de altibajos ya desde el siglo XII, fue por mucho tiempo la ciudad más pobre de Bélgica. Pero con el auge del turismo en el siglo XX se convirtió en un destino turístico internacional y su patrimonio medieval resultó ser una nueva fuente de riqueza para la que muchos llaman la Venecia del Norte (cuenta con más de 16km de canales de agua) y que también es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El pequeño núcleo suele llenarse de turistas en fechas señaladas, así que os recomiendo visitarlo fuera de temporadas de viajes. En cualquier caso, aunque os dejaré una lista de los mejores lugares en brujas, si vais con el tiempo justo y os gusta que os lo den hecho, os recomiendo, como siempre, hacer un free tour por la ciudad.

1. Grote Markt

Es la plaza del mercado de Brujas, la más importante y probablemente la más bonita de la ciudad. Sin duda, uno de los puntos más fotografiados de Brujas: está repleta de banderas y edificios pintorescos. entre los que destaca el campanario Belfort, al que se puede subir (por las escaleras, porque no hay ascensor) pero cuyas vistas tampoco son espectaculares, así que podéis simplemente admirarlo desde abajo.

imagen de 101viajes.com

2. Plaza Burg

Se encuentra junto a la anterior, y no se queda lejos en belleza. En ella están varios de los edificios más emblemáticos de la ciudad, como el Ayuntamiento, el Palacio de Justicia o la Basílica de Santa Sangre, cuyo nombre viene porque en ella hay una reliquia de la cual dicen que contiene la sangre de Cristo.

imagen de buendiatours.com

3. Muelle del Rosario

Probablemente esta esquina es sitio más fotografiado de todo Brujas, porque desde aquí se tiene una de las mejores vistas hacia el canal, con las típicas casas de Brujas y la torre del campanario Belfort al fondo.

imagen de minube.com

4. Begijnhof

Algo alejado de los turistas, en este área vivían antiguamente las beguinas (algo así como una asociación de monjas) y actualmente es un beaterio. Entrar aquí es como estar en una ciudad diferente, donde el silencio es el protagonista.

Begijnhof

5. Parque de Kruisvest

Si habéis estado en los Países Bajos, sentiréis que os habéis teletransportado gracias a los molinos que hay en algunos parques al más puro estilo holandés. Un poco alejado del centro se encuentra el Parque de Kruisvest, un lugar perfecto para tumbarse a relajarse un rato y disfrutar de la vista tan peculiar que nos regala. El molino más famoso es el Molino de Sint-Janshuis, el único que a día de hoy se encuentra en su lugar original.

imagen de quehostales.com

6. Paseo en barca por los canales de Brujas

Hay muchas maneras de visitar Brujas, a pie, en bici e incluso en autobús, pero la más emblemática es en barcaHay varias compañías que ofrecen el paseo, con la explicación en varios idiomas: suelen durar más o menos media hora y os llevarán por los canales con el entorno más destacado, como el antiguo hospital de San Juan que cuenta con una historia a sus espaldas de 8 siglos.

canales de brujas

Para cerrar, y antes de iros de la ciudad de vuelta a Bruselas o a alguna otra ciudad belga (Gante, Dinant o Namur son buenas opciones), no podéis iros de Brujas sin tomar unos mejillones o unas patatas fritas belgas (hay hasta un museo de las patatas fritas). Y de postre, ¡chocolate! (también hay un museo del chocolate😂)

A Malmö de un salto (Suecia)

Durante nuestro viaje a Copenhague y para rematarlo antes de volver a España, aprovechamos el larguísimo puente de Öresund, que con sus casi 8km de longitud une Dinamarca y Suecia. Lo mejor es hacer el trayecto en tren: rápido (unos 30 minutos), cómodo y no os tendréis que preocupar de los peajes ni de dónde aparcar al llegar al destino.

Malmö es una ciudad relativamente pequeña, apta para una visita express de un día, por lo que se convierte en el complemento perfecto durante una estancia en Copenhague. De hecho, esta ciudad fue danesa hasta el siglo XVI.

1. Malmöhus

O lo que es lo mismo, el castillo de Malmö, fue construido en 1434 por el entonces rey danés Eric de Pomerania y sirvió de residencia de la familia real durante muchos años. Posteriormente fue utilizado como cárcel hasta 1828 y en 1937 se reconvirtió en el Museo de Historia, donde a día de hoy se pueden contemplar importantes piezas artísticas y arqueológicas.

imagen de flickr.com

2. Stortorget

Es la Plaza Mayor, y en ella se encuentra la estatua de King Karl X Gustav, quien conquistó la región de Escania a los daneses. Durante el verano, es uno de los mejores sitios para tomar algo disfrutando del sol que tanta falta hace luego en invierno.

El edificio del ayuntamiento se encuentra en esta plaza y es claramente el más llamativo. Se construyó en estilo gótico seis años después de la fundación de la plaza.

imagen de TripAdvisor

3. Lilla Torg

Significa «plaza pequeña» y es también uno de los núcleos más antiguos de la ciudad, construida en 1592, es uno de los puntos de referencia en el casco antiguo y está lleno de restaurantes, bares, tiendas de diseño y galerías.

imagen de itinari.com

4. Turning Torso

A cinco minutos de la plaza Lilla se encuentra uno de los barrios más modernos de Malmö, el Västra Hammen, construido en torno al Turning Torso, el famoso rascacielos de Santiago Calatrava, y una de las imágenes más reconocibles de la ciudad desde su construcción en 2005. Funciona totalmente con energía renovable y se prevé que en 2030 la ciudad entera también lo haga.

Con 190 metros es el edificio más alto de Escandinavia y está considerado como el primer rascacielos retorcido en el mundo. En su interior hay oficinas y viviendas y se puede ver desde casi cualquier punto de la ciudad.

imagen de Wikipedia

5. Museo Malmö Konsthall

Se trata de uno de los mayores museos de arte contemporáneo de Europa. Alberga varias colecciones y galerías interesantes y además la entrada es gratuita, así que es una buena oportunidad para conocer el arte contemporáneo local.

imagen de flickr.com

6. Gamla Kyrkogården

Un lugar de lo más peculiar, pues no solo es un parque público, sino también un cementerio. Si uno no estás acostumbrado, es toda una experiencia ver gente paseando o haciendo deporte a pocos metros de un cortejo fúnebre en pleno entierro.

imagen de Wikipedia

Estos son algunos lugares que no os podéis perder en Malmö, pero como toda ciudad escandinava (o al menos, eso me parece a mí) el simple hecho de pasear ya es un placer: edificios cuidados, calles peatonales, temperatura perfecta en verano, y menos ruido en general. Uno de los mejores planes para viajar entre junio y septiembre: cualquier lugar en Suecia, Noruega, Finlandia o Dinamarca.

11 + 1 cosas que ver en Copenhague

Copenhague es la capital de Dinamarca, el país más feliz del mundo y sede oficial del Hygge: un adjetivo que, según ellos, no tiene traducción a ningún otro idioma pero que podríamos definir con palabras como acogedor, bienestar o aquello que sientes cuando te acurrucas en el sofá junto a la chimenea, con una taza de café calentito, una luz cálida tenue, un buen libro y una mantita suave cubriéndote los pies.

Y es que los daneses prestan mucha importancia a los pequeños detalles, más allá de lo materialista o lo ostentoso, lo cual es origen, según los expertos, de que se les considere los más felices del mundo (si quieres leer más sobre hygge, te recomiendo este libro).

En relación con este concepto, el diseño danés está sumamente cuidado, y eso hace que pasear por las calles de Copenhague sea toda una experiencia: casi no hay espacio público o privado que no parezca exquisitamente preparado.

Visitar la ciudad es sencillo, es pequeña y totalmente llana, así que un par de días os valen. En cualquier caso, os recomiendo alguno más para disfrutarlo despacio, a la manera hygge.

1. Iglesia de Cristianshavn

Llamada Iglesia de San Salvador (Vor Frelsers Kirke), destaca por la peculiar forma de su torre: es muy estrecha y muy alta. Es posible subir a su larga torre a través de unas escaleras de caracol que discurren por el exterior de la torre, y de hecho este ha sido considerado por los copenhagueses el mejor mirador de la ciudad.

Según la leyenda, el artífice de la torre se suicidó saltando desde la cima porque la aguja había quedado ligeramente torcida hacia la derecha. 

Iglesia de Cristianshavn copenhague

Dentro de la iglesia se encuentra el carrillón, que es el más antiguo del norte de Europa y varía su melodía cada cierto tiempo. ¡En una ocasión sonó la banda sonora de La guerra de las galaxias!

2. Christiania

Sin duda alguna, mi lugar favorito de Copenhague, aunque técnicamente no sea Copenhague…

Se trata de un asentamiento hippie originado hace 50 años en lo que eran unos barracones de guerra abandonados tras la Segunda Guerra Mundial (le encuentro mucho parecido con Metelkova en Ljubljana). Un tiempo después se declararon independientes de Dinamarca, cosa que el gobierno nunca ha llegado a aceptar oficialmente, pero tampoco han hecho nada por deshacer la comunidad. A día de hoy los vecinos se autogobiernan, tienen sus propias normas e incluso su propia moneda y su asamblea.

imagen de lavanguardia.com

Una de sus leyes aprueba el tráfico y consumo de marihuana. Años atrás esto trajo problemas, pues se consumían cada vez más drogas duras, hasta convertir el lugar en territorio de drogadictos y conflictos. Fueron los propios habitantes quienes prohibieron todo tipo de drogas excepto la marihuana, y son muy estrictos con ello a día de hoy.

imagen de erasmusu.com

A diferencia de lo que uno pueda percibir, Christiania es un lugar totalmente seguro. Sus habitantes son personas abiertas y amables que están más que acostumbradas a la densidad de turistas que visitan sus calles llenas de graffitis y decorados estrafalarios, en las que por cierto, no está bien visto hacer fotos; al final es una zona residencial y no les sienta muy bien sentirse como si fueran animales en un zoo.

imagen de elespectador.com

3. Slotsholmen

Es una mínima isla situada junto al puerto de Copenhague, y fue el germen a partir del cual se desarrolló la capital danesa. En su reducido espacio, concentra buena parte del patrimonio local.

Destaca el palacio de Christiansborg, sede de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial de Dinamarca, algo que no sucede en ningún otro edificio del mundo. La construcción actual no es demasiado antigua debido a que al menos dos castillos anteriores, situados en el mismo lugar y de los que aún se conservan restos, fueron destruidos por diversas causas.

Slotsholmen copenhague

4. Nyhavn

Otra de mis zonas favoritas y sin duda la postal más fotografiada de Copenhague, Nyhavn fue el puerto principal de la ciudad, donde llegaban embarcaciones de todo el mundo.

Ahora, el Nyhavn es uno de los barrios más bonitos de Copenhague: totalmente restaurado y cuidado al milímetro, es un paseo marítimo con barcos de madera, casas de colores, hoteles y restaurantes.

nyhavn copenhague

5. Zona Militar de Holmen

Es quizás una zona menos turística, algo más alejada del centro, se trata de lo que fue la sede de los marines daneses. En la actualidad hay varios barcos utilizados durante el siglo pasado que se pueden visitar como museos.

holmen copenhague

6. La Sirenita

Bueno, quizás es ella y no Nyhavn la protagonista de las postales de Copenhague, pero es que está tan sola y tan alejada del centro que decepciona un poco.

La sirenita (Den Lille Havfrue) fue esculpida en 1913 en homenaje al famoso cuento de la Sirenita, escrito por el famoso escritor danés Hans Christian Andersen, y en representación a Ellen Price, una popular bailarina danesa que actuaba en el ballet basado en este mismo cuento.

la sirenita copenhague

La estatua de bronce fue encargada y donada a la ciudad de Copenhague por Carl Jacobsen, hijo del fundador de Carlsberg, la también famosa cerveza danesa.

7. Kastellet

Junto a la Sirenita se encuentra, alejada del centro turístico de la ciudad, el Kastellet, o la Ciudadela de Copenhague, una antigua fortaleza del siglo XVII rodeada de canales y extensos jardines y que tiene forma de estrella.

kastellet copenhague arcoiris

La ciudadela fue construida por el rey Christian IV, con el fin de proporcionar a la ciudad un lugar de defensa y protección. Hoy en día alberga cuarteles y oficinas militares, siendo, a la vez, un espacio totalmente público extremadamente bien cuidado.

kastellet copenhague molino

8. Tívoli

Se trata del parque de atracciones más antiguo de Europa (y el segundo del mundo) y su aspecto clásico, original y sacado de un cuento sirvió de inspiración al mismísimo Walt Disney en su afán de construir lo que en el futuro se convirtió en Disney World (en EEUU).

tivoli copenhague

Es especialmente bonito por la noche, cuando las luces se encienden y crean todo un espectáculo de colores, así que una buena idea es entrar por la tarde, ver el atardecer y pasear después en la noche. La entrada cuesta 16€ y las atracciones se pagan a parte.

9. Papirøen

Es uno de los mejores street food markets de Europa, además de una de las opciones más económicas de la Copenhague, ciudad conocida por sus altísimos precios.

Situada en una antigua nave industrial en el puerto de Copenhague, Papirøen (Isla de Papel) toma su nombre por ser el lugar donde, antiguamente, se almacenaban los periódicos antes de ser distribuidos por toda la ciudad. Hoy lo que se puede encontrar son puestos de comida provenientes de todos los rincones del mundo.

imagen de best-of-copenhagen.com

10. Castillo Rosenborg y Jardines Kongens Have

En pleno centro de la ciudad se encuentran los inmensos jardines Kongens Have, arropando a uno de los castillos más bonitos de Copenhague, el castillo Rosenborg.

Construido en el siglo XVII, el castillo Rosenborg fue residencia monárquica de Christian IV, hecho que dio nombre a los jardines anexos: Kongens Have significa Jardines del Rey.

imagen de viator.com

11. Palacio de Amalienborg

Es la residencia oficial y actual de la familia Real danesa. Comandada por la estatua de su fundador, Frederik V, la plaza de Amalienborg en realidad no alberga un solo palacio, sino que son cuatro los edificios monárquicos que rodean a esta bonita plaza de forma octogonal.

A diferencia de otros palacios reales europeos, nunca veréis unos palacios reales tan integrados con el resto de la sociedad, pues no hay jardines ni vayas que los distancien de la ciudadanía.

imagen de copenhague.es

11 + 1. Malmö

¿Sabíais que se puede llegar a Suecia en coche? De Copenhague sale el puente de Öresund, que mide casi 8km de largo y llega a la ciudad sueca de Malmö. Cogiendo un tren en Copenhague podéis plantaros en el país vecino en media hora, y Malmö es perfecto para visitar en un día. En este post podéis leer qué cosas visitar en Malmö.

Ruiloba (Cantabria)

En uno de nuestros numerosos viajes al norte, que durante muchos años hicimos entre Asturias y Cantabria, nos dejamos perder por una carretera estrecha en la que los árboles eran tan frondosos que hacían las veces de túnel natural, y llegamos al diminuto pueblo de Ruiloba (aunque el municipio ocupa unos 15km2), cerca de San Vicente de la Barquera.

Una aldea que parece haberse estancado en la Edad Media, con todas sus casas desperdigadas construidas en piedra y el suelo de adoquines, y también con un nombre de de origen fluvial (río de la la Loba), algo muy habitual en Cantabria. La zona de la aldea, que se llama el barrio De la Iglesia (porque es la torre de ésta lo que más destaca) es además un territorio rico en cavidades naturales.

calles de Ruiloba Cantabria

Alejado del núcleo urbano, donde solo viven unos 700 habitantes, la ermita de la Virgen de los Remedios es, entre las construcciones religiosas, la más sobresaliente. Se trata de un edificio de pequeñas dimensiones y aspecto rural, construido en este siglo en lo alto de una pequeña loma y rodeado por un paisaje precioso muy cerca de la costa. En este entorno se honra a la Virgen, en el mes de julio, con una fiesta multitudinaria y una procesión que discurre hasta el Barrio de La Iglesia en recuerdo de la visita de María a su prima Isabel.

imagen de cantabriarural.com

Ruiloba también es un municipio con tradicionalmente ceramista y en la hoy en día hay varios talleres donde se fabrican piezas y que es posible visitar, cerca de La Iglesia. Esta labor tiene su origen en la fabricación de anzuelos para la pesca, el oficio típico de los ruilobanos durante siglos.

Desde luego un pueblito perfecto para desconectar (o reconectar, según se mire) y sumergirse en la calma y la naturaleza.

imagen de Wikipedia

Los mejores rincones de Granada

Granada (en Andalucía) se sitúa a los pies de Sierra Nevada, la cordillera más alta de la Península Ibérica. Aparte de la espectacular vista que ofrece desde la ciudad, Sierra Nevada cuenta con una de las estaciones de esquí más importantes de España, la más meridional de Europa y la única de Andalucía.

La playa tampoco está muy lejos de la ciudad. A menos de una hora por carretera, se halla la costa mediterránea, en ciudades de la misma provincia como Motril o Almuñécar.

Y unido estas dos cosas que difícilmente se pueden encontrar en una misma región, de lo que vengo a hablaros en este post: la belleza árabe de la ciudad de Granada, una de las más bonitas de Andalucía y de España. El hecho de ser la última ciudad reconquistada por los Reyes Católicos en 1492 dota a Granada de un inconfundible aroma árabe. Su gastronomía, artesanía y urbanismo se ven determinados por su glorioso pasado histórico.

1. La Alhambra

Inconfundible y conocida en el mundo entero, la Alhambra es una fortaleza y palacio cuyo nombre significa «palacio rojo» y fue fundado para alojar al emir y la corte del Reino Nazarí en los siglos XII y XV. Se puede dedicar fácilmente un día entero en este lugar, porque allí se encuentran también el Generalife, el palacio de Carlos V y la fortaleza de la Alcazaba.

generalife granada

El Generalife, conocido en los tiempos nazaríes como Yannat al-arif, es una villa que fue utilizada por los reyes nazaríes como lugar de retiro y descanso. Por el contrario La Alhambra era el espacio oficial. Uno de los espacios que no te puedes perder son sus jardines, en la antigüedad estos jardines ornamentales servían para la manutención de la familia real nazarí.

¡Importante! La Alhambra tiene acceso limitado y a menudo se agotan las entradas con semanas de antelación, por lo que es mejor adquirir las entradas online con algo de tiempo.

Alhambra granada

2. Catedral de Granada

Es el primer templo renacentista de España, siendo uno de los monumentos más importantes en Granada. Fue encargado por la reina Isabel la Católica en 1505, poco después de la toma de la ciudad, y sobre lo que era una antigua mezquita.

En su interior impresionan los arcos en el techo, las inmensas columnas que separan las naves, las vidrieras, su enorme retablo central y también hay un museo, donde se encuentra un boceto del proyecto inicial de la catedral, la cual tuvo varios arquitectos a su cargo y por eso, diversas ideas de diseño.

imagen de Wikipedia

3. La Capilla Real

Se encuentra entre la Catedral, la antigua Lonja y la iglesia del Sagrario. Fue también encargada por los Reyes Católicos en 1504 y estaba destinado a albergar los restos de la familia real. Sin embargo, la reina murió antes de que culminara la construcción, por lo que sus restos fueron sepultados en el convento de San Francisco de la Alhambra, y no fue hasta 1521 cuando fue trasladada a la capilla.

imagen de cometelmundo.net

Dentro de ella destacan la corona y cetro de la reina Isabel, la espada del rey Fernando.

4. Barrio del Albaicín

Situado frente a la Alhambra y lleno de calles estrechas y laberínticas, el Albaicín es del barrio árabe más antiguo de Granada y ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Y como no podía ser de otra forma, tras la conquista de la corona española en 1492 todas las mezquitas de este barrio fueron demolidas y fueron reemplazadas por iglesias.

imagen de hola.com

Actualmente cuenta con pocos monumentos árabes, entre ellos destaca el Palacio de Dar al-Horra, el único palacio que se conservó, y el Bañuelo (los baños árabes). Estos baños árabes del siglo XI se conservan excepcionalmente bien bien y además son una de las obras más antiguas de la Granada musulmana.

imagen de salir.com

5. Mezquita Mayor

Este templo islámico fue inaugurado en 2003 y se encuentra en pleno corazón del barrio Albaicín y a muy pocos metros del Mirador de San Nicolás. Es el primer templo musulmán desde la toma en 1492, por lo que representa una restauración de un vínculo perdido.

imagen de Wikipedia

6. Mirador de San Nicolás

Sin duda el más visitado de Granada gracias a su espectacular vista de la Alhambra, el Generalife, la ciudad y Sierra Nevada al fondo. Una postal espectacular.

imagen de expansion.com

7. Barrio del Sacromonte

Con sus casas construidas en cuevas excavadas en el Monte Sacro del Valparaíso, este tradicional barrio granadino es la cuna del flamenco y por la noche hay un ambiente increíble.

También es conocido por ser un barrio gitano, con esta etnia instalada aquí desde el siglo XVIII.

imagen de getyourguide.com

8. Real Monasterio de San Jerónimo

Fue el primero que se construyó en Granada tras la reconquista por los cristianos, de hecho su construcción data de antes de la toma de los Reyes Católicos. Es uno de los iconos más representativos del renacentismo granadino.

Actualmente se puede visitar la planta baja, ya que aún alberga a monjas en la parte superior.

imagen de turgranada.es

9. Madraza de Granada

Madraza en árabe significa escuela o universidad. Esta Madraza fue la primera universidad de Granada fundada por Yusuf I en 1349. Es el único edificio de esa época que queda en pie está situado en lo que era el arrabal de la Mezquita Mayor.

Hoy en día pertenece a la Universidad de Granada y es sede de la Real Academia de Bellas Artes.

imagen de granadatur.es

10. Las tapas granaínas

Las tapas de Granada, de las mejores de España, merecían un punto a parte. Costumbre arraigada entre cualquier lugareño y que todo turista debe practicar para captar la esencia de la ciudad: una cerveza Alhambra y dejar que el camarero te sorprenda con la tapa que la acompaña.

Hay muchas zonas de tapeo, estas son algunas:

  • El Campo del Príncipe y la Plaza del Realejo y sus inmediaciones, barrio que fue la judería de la ciudad musulmana.
  • Plaza Nueva y calles adyacentes como Elvira, Colcha y el comienzo de Reyes Católicos, que es el corazón de la ciudad.
  • Cerca de la Catedral, la Plaza de la Romanilla y la Plaza de la Pescadería son también dos centros neurálgicos del tapeo en la ciudad.
  • Junto al Ayuntamiento está la calle Navas, una zona peatonal en la que abundan bares y tabernas típicas. La popularidad de esta zona ha propiciado su extensión como lugar de tapeo a la calles Rosario, San Matías y Varela.
imagen de viator.com

¡Qué aproveche!

Lisboa, la ciudad de las 7 colinas

A orillas del río Tajo, que baña también ciudades como Aranjuez o Toledo 500km antes, la capital de Portugal es bien conocida por sus innumerables calles empinadas, su tranvía y sus pastéis de Belém. Sus barrios con encanto la han convertido en una de las ciudades más visitadas por los turistas de los últimos años.

Tuve la oportunidad de ir allí durante un fin de semana hace unos años (y quizás repita este verano algún día más para disfrutarla más a fondo) y estos son los lugares que no os podéis perder en otra ciudad a la que también llaman la ciudad de la luz (como París, ya vosotros decidís cual se lo merece más):

1. Plaza del Comercio

Probablemente el lugar más emblemático de la ciudad, esta plaza enorme y peatonal termina en un mirador al Tajo y a las Cais das Colunas, un embarcadero que con buen tiempo se llena de gente mojándose los pies en el rio.

En uno de los lados, el Arco de Rua Augusta conecta la plaza del Comercio con la rua Augusta, que es una de las calles más comerciales de la ciudad, llena de comercios, restaurantes y cafeterías.

imagen de lisboando.com

2. Panteón Nacional

Aquí yacen los restos de personajes ilustres e importantes del país. Su arquitectura exterior, algo sobria, oculta su sorprendente belleza interior, con una gran cúpula espectacular a la que también se puede subir para apreciar las vistas del barrio de la Alfama y del río.

imagen de minube.com

3. Barrio de la Alfama

Es uno de los barrios más auténticos de Lisboa, lleno de cuestas y calles estrechas empedradas que rodean el Castillo de San Jorge y acaban en la orilla del Tajo. Si no quieres perderte nada lo mejor es hacer un free tour por sus callejuelas.

imagen de lisboando.com

4. Mirador Portas do Sol

De entre los varios que hay, es el mirador más famoso de la ciudad. Sin duda su nombre ya revela cuando es el mejor momento para visitarlo, al amanecer cuando está saliendo el sol, aunque las vistas son buenas a cualquier hora del día.

5. Mirador de Gracia

Otro de los miradores más famosos es el Miradouro de Graça, situado junto al Iglesia de Gracia. Para algunos es incluso mejor que el Mirador Portas do Sol, quizás porque además de que se puede disfrutar de un atardecer bonito mientras se toma algo en su terraza, se pueden observar varios graffitis hasta llegar al mirador, y contemplar así una muestra del street art de la ciudad.

6. Mirador de la Señora del Monte

Tercer y último mirador que mencionaré, que aunque está un poco más alejado de los dos anteriores, es el más alto, y desde él se puede ver toda la otra cara de la ciudad.

imagen de Tripadvisor

7. Barrio alto

Esta zona está de moda por su vida nocturna y sus bares y restaurantes y es un buen lugar para cenar y pasar un buen rato al menos una noche en Lisboa. También podéis encontrar varios locales donde disfrutar del Fado, música típica portuguesa y que os recomiendo escuchar.

imagen de Tripadvisor

8. Elevador de Santa Justa

Debido a sus cuestas y sus colinas Lisboa cuenta con varios ascensores en plena calle que ayudan a subir o bajar a ciertas zonas, y uno de los elevadores más importantes de Santa Justa, que lleva desde la parte de baja del barrio de la Baixa hasta el barrio de Chiado y barrio Alto.

Lo interesante de este elvador no sólo es la comodidad de subir de una zona a otra, sino que, además de ser muy bonito, en su parte superior hay un mirador desde donde apreciar una panorámica perfecta de la zona

La entrada cuesta unos 5€ que incluyen subida y bajada, ademas del acceso al mirador. No obstante está incluido en la Lisboa Card, que compensa si vas a entrar a los lugares más representativos de la ciudad.

imagen de Wikipedia

9. Tranvía nº28

Es la línea de tranvía más conocida y turística, convertida en toda una atracción, atravesando la ciudad de abajo arriba por empinadas a la par que preciosas calles. Algo que, a pesar de ser tan típico, hay que hacer al menos una vez (también está incluido en la Lisboa Card).

imagen de lonelyplanet.com

10. Castillo de San Jorge

Además de su arquitectura magistral como castillo al estar situado en una colina ofrece varios de los mejores miradores de Lisboa, destacando su Torre del Homenaje, que es la más alta.

También destaca el Periscopio, en la torre de Ulises, situada al entrar al castillo, que es un invento de Leonardo Da Vinci capaz de mostrar una vista de 360 grados de la ciudad.

imagen de viator.com

11. Catedral Sé de Lisboa

Se trata de la iglesia más antigua de la ciudad, construida en 1147. De estilo románico, junto a la misma posteriormente se construyó un convento de estilo gótico, en cuyo claustro en la actualidad se están realizando excavaciones arqueológicas.

imagen de Wikipedia

12. Barrio de Chiado

El barrio de Chiado es interesante porque en él se puede disfrutar del mejor ambiente diurno. Con muchas cafeterias y comercios pequeños, su calles están llenas de músicos y artistas haciendo de él un barrio bohemio para disfrutar durante todo el día.

En este barrio, y a pocos metros de donde nos deja el elevador de Santa Justa, encontraremos el Convento do Carmo,  una iglesia gótica en ruinas destruida en 1755 por un terremoto, de la que se conserva la nave central sin techo y además un  museo.

imagen de lisboando.com

13. Monasterio de los Jerónimos

Alejándonos un poco del centro llegamos a este monasterio, uno de los edificios más bonitos de Lisboa, que combina el estilo gótico con el renacentista. En él se encuentran las tumbas de Vasco de Gama y Luis Camoes.

La forma más cómoda de llegar es con el tranvía 15 desde la plaza del comercio.

imagen de visitportugal.com

14. Torre de Belém

Justo frente al monasterio, se encuentra la icónica Torre de Belém y con el mismo estilo arquitectónico. Fue un enclave defensivo para defenderse de los ataques de los corsarios y otros enemigos.

Durante la visita se recorren las distintas plantas de la torre y al llegar a la terraza podréis ver la mejor panorámica del monasterio de los Jerónimos.

15. Monumento a los Descubrimientos

Para terminar nuestro viaje por Lisboa, junto a la Torre de Belém veréis este enorme monolito (al que también es posible subir) que rinde homenaje a los descubridores portugueses que llegaron a América en el siglo XVII.

Cracovia (Polonia)

La ciudad que hace muuuucho tiempo fue la capital de Polonia (Varsovia lo es desde 1596) es aún el núcleo urbano más importante del sur del país y para muchos también la más bonita.

Cracovia es una de las ciudades más antiguas de Polonia, y está demostrada la existencia de asentamientos humanos en sus terrenos desde 20.000 años antes de nuestra era. Según la leyenda, fue construida en la cueva de un dragón que mató el mítico rey Krak. Sin embargo, la primera mención del nombre la hace en el año 966 un mercader judío proveniente de España, que la describe como un importante centro de comercio en la Europa Eslavónica.

Visité Cracovia hace ya casi 7 años, en una escapada desde Lodz, donde estaba visitando a un buen amigo, y la verdad es que se me hizo corto: si pensáis acudir a esta zona, os recomiendo no menos de 3 días, y si son 5 mejor, así podéis hacer la visita a Auschwitz también (que se encuentra a 60km y es totalmente imprescindible).

1. Plaza del Mercado

Es la plaza medieval más grande de Europa y donde actualmente se encuentra la mayor parte de la vida de la ciudad. Aquí se encuentra la Basílica de Santa María, desde donde se puede escuchar a un trompetista tocar cada hora desde la torre más alta, una melodía que se ve interrumpida repentinamente en recuerdo al trompetista asesinado cuando avisaba a la ciudad de una invasión con su música.

imagen de getyourguide.com

2. Colina de Wawel

En ella se encuentra el Castillo de Cracovia y el famoso Dragón de Wawel, uno de los símbolos de la ciudad por la leyenda que os conté antes, y al que tenéis que esperar para ver su bostezo de fuego.

imagen de Cracovia.net

3. Catedral de Cracovia

Construida hace 1000 años y dedicada a San Estanislao, es uno de los edificios religiosos más importantes de Polonia y el conjunto que forma con el castillo, uno de los iconos de Cracovia.
Durante la visita a este templo religioso destaca la preciosa Capilla y la Gran Campana de Segismundo, el mausoleo de San Estanislao, la capilla de la Santa Cruz y las reliquias de Juan Pablo II.

imagen de civitatis.com

4. Barrio de Podgorze

Es donde se situaba el antiguo gueto judío durante la ocupación nazi de Cracovia. En la plaza Bohaterów los nazis seleccionaban a los judíos que iban a los campos de concentración durante la ocupación. Actualmente aquí se encuentra el monumento de las sillas, homenaje de Roman Polanski a los judíos que fueron obligados a abandonar sus casas.

Otro de los lugares imprescindibles que visitar en Podgorze son los únicos restos que aún quedan en pie del muro del gueto. Los puedes encontrar en las direcciones Lwowska 25 y en Limanowskiego 62.

imagen de viatorcom

5. Kazimiers

El barrio judío Kazimiers es una de las zonas que ver en Cracovia que hay que hacer con un guía para que os cuente los entresijos del barrio (aquí tenéis un Free Tour). La Sinagoga Vieja o la Remuh, las famosas escaleras de La lista de Schindler son puntos de interés en esta zona.

imagen de vercracovia.com

6. La Barbacana

Se trata de una fortificación circular rodeada de un gran foso que antaño ayudaba a la defensa de la ciudad, concretamente en su defensa contra los otomanos.

Aunque el interior es bastante sobrio, merece la pena rodear todo el edificio para ver su perfecto estado de conservación.

imagen de cracoviaturismo.net

7. Collegium Maius

Es el edificio más antiguo de la Universidad Jagellónica y en él estudió el mismísimo Nicolás Copérnico.

Tenéis que entrar para pasear por su precioso patio interior, rodeado de arcadas y un pozo en el centro, y en el interior del Collegium también se encuentra el Museo de la Universidad, que cuenta con una colección de instrumentos antiguos utilizados para la astronomía y otras ciencias.

imagen de vercracovia.com

Auschwitz (Polonia): el lugar que nos recuerda los errores que no se pueden volver a cometer

A unos 60km de la ciudad de Cracovia, en Polonia, se encuentra el campo de concentración nazi de Auschwitz-Birkenau, una de las excursiones más impresionantes, a la par que difíciles (emocionalmente hablando) que podéis hacer en Polonia. La UNESCO declaró este lugar Patrimonio de la Humanidad en 1979 como uno de los lugares de mayor simbolismo del Holocausto.

Auschwitz fue el mayor campo de exterminio de la historia del nazismo, donde se calcula que fueron enviadas cerca de 1,3 millones de personas, de las cuales murieron un 1,1 millón, la gran mayoría de ellas judías, manteniéndose en funcionamiento casi 5 años (1940-1945) hasta su liberación por los soviéticos. En una de las puerta de entrada al inmenso complejo se puede leer el lema arbeit macht frei (el trabajo os hará libres), con el que recibían a los deportados las fuerzas de las SS que estaban a cargo del centro.

entrada a auschwitz

A lo largo de los diferentes bloques del campo de concentración se pueden ver exposiciones en las que se muestran las condiciones en las que ¿vivían? los prisioneros, además de una parte de la cantidad de objetos que fueron robados a los prisioneros antes de asesinarlos: botas, maletas, gafas, ollas e incluso pelo, que era vendido para la fabricación de telas que en ocasiones los nazis llevaban en sus abrigos.

Las instalaciones se dividen en dos partes: el llamado Auschwitz 1 era un campo previo que se construyó para albergar a presos políticos polacos que no cabían en las cárceles, pero no tardaron en empezar a llegar judíos, gitanos y homosexuales completamente engañados. La segunda – y más terrorífica – parte es Auschwitz-Birkenau (llamada así por encontrarse en un pueblo con este nombre a 3km de Auschwitz 1) que, construida un año después, ocupaba 175 hectáreas y su único objetivo era poner en marcha la llamada «Solución final»: la única finalidad de este inmenso lugar era la de exterminar a todo prisionero que llegara aquí. Para ello fue equipado con cinco cámaras de gas y hornos crematorios, cada uno de ellos con capacidad para 2500 personas.

barracones auschwitz

Tras llegar hasta el campo en los vagones de carga de un tren en un terrible viaje de varios días en el que no recibían agua ni comida, los prisioneros eran seleccionados. Algunos iban a parar directamente a las cámaras de gas (explicándoles previamente que iban a darles una ducha) y otros eran enviados a los campos de trabajo o bien eran empleados para la realización de experimentos.

El 27 de enero de 1945 el ejército soviético por fin consiguió entrar y liberar a los prisioneros que quedaban, aunque por desgracia la mayoría de ellos se encontraban enfermos y apenas con vida.

Y aunque no parece ser una visita agradable, conocer de primera mano Auschwitz me parece importante para conocer – y recordar – una de las partes más trágicas y trascendentales de la historia moderna.

campo de concentración auschwitz

Os recomiendo hacer una visita guiada que os hará exprimir mucho más este lugar, pues los guías hablan sin tabúes y son francamente buenos. Podéis contratar este que sale desde Cracovia y cubre todos los desplazamientos, además de la visita.

Y como recomendación final, podéis leer El hombre en busca del sentido, de Viktor Frankl, un psiquiatra austriaco que sobrevivió al holocausto después de pasar por varios campos de concentración (entre ellos Auschwitz), y en cuyo libro ha reflejado sus aprendizajes durante esos años. Es muy rápido de leer y claro a la hora de plasmar su mensaje, una verdadera lección de resiliencia.

aquellos que no recuerdan el pasado están condenados a repetirlo

De paseo por Segovia

En la provincia de Castilla y León, Segovia es uno de esos destinos perfectos para hacer una excursión desde Madrid en el día, pues se encuentra a poco más de una hora en coche (con peaje – 8€ por trayecto) de la capital, y se trata de una preciosa a la par que pequeña ciudad que cuenta con el estandarte de ser Patrimonio de la Humanidad.

Cuenta con una clarísima herencia romana que veréis nada más llegar, pero los primeros habitantes del entorno de lo que hoy es Segovia se remonta a hace unos 50.000 años, fecha en que ha sido datada la ocupación neanderthal de los yacimientos del Abrigo del Molino y el Abrigo de San Lázaro, en el valle del Eresma, a tan solo 500 metros del emplazamiento del alcázar. Los neanderthales fueron los primeros en ocupar el territorio de lo que con el tiempo se convirtió en la ciudad que veis hoy, y en la que hay varios lugares que no os podéis perder:

1. Acueducto de Segovia

Una arquería impresionante que llama la atención y que es el inicio de todas excursión turística por la ciudad. Levantada en el siglo II por por romanos, su propósito era abastecer de agua la parte alta de la ciudad, donde entonces había una fortaleza y hoy está el Alcázar.

El canal se inicia a catorce kilómetros de Segovia y discurre bajo tierra hasta la última parte. Aquí se hizo preciso levantar esta estructura, con más de 20.000 bloques de granito, que no están unidos por ningún material que los peque entre ellos.

acueducto de segovia

2. Catedral de Segovia

Situada en la Plaza Mayor, fue construida en 1525 por orden de Carlos I, tras la destrucción de la anterior catedral en la Guerra de las Comunidades, y es considerada la última catedral gótica construida en España.

catedral de Segovia

3. Alcazar de Segovia

Este castillo-palacio, antiquísimo a pesar de que está en perfectas condiciones gracias a diversas restauraciones, ha sido castro romano, fortaleza medieval, Palacio Real y Colegio de Artillería.

Fue hogar de los Reyes Católicos y en él tuvieron lugar algunos de los acontecimientos más importantes de la historia de España. Actualmente alberga el Archivo General Militar y el Museo de Artillería, y también se hacen visitas guiadas todos los días.

alcazar de Segovia

4. Barrio judío

Aquí residió una gran comunidad desde el siglo XII hasta su expulsión ordenada por los Reyes Católicos en 1492. Entre las construcciones que se conservan de aquella época se encuentra la Antigua Sinagoga Mayor que se convirtió en una iglesia después de la expulsión de los judíos.

imagen de Forocoches

5. Casa Museo Antonio Machado

En 1919 el poeta Antonio Machado llegó a la ciudad para ocupar una cátedra en un instituto y se instaló en una habitación de esta casa, que fue una antigua pensión. Con el paso de los años, esta casa se convirtió en el recuerdo permanente del paso por la ciudad del célebre poeta, en la que se ha mantenido intacta su antigua habitación.

imagen de planesconhijos.com

6. Puerta de San Andrés

Se trata de una de las puertas que sobrepasaban la antigua muralla medieval de la ciudad. De ella se conservan tres puertas: la de Santiago, la de San Cebrián y la de San Andrés, siendo esta última la puerta que mejor se conserva.

Pidiendo un código gratuito en la oficina de turismo situada a pocos metros de esta puerta, puedes subir a lo alto de la muralla y recorrer un pequeño tramo disfrutando de las vistas de la ciudad.

imagen de Flickr

7. Mirador de la Pradera de San Marcos

Saliendo del casco histórico por unas escaleras junto al Alcázar llegareis a esta pradera, una famosa postal de Segovia y desde donde disfrutar de una de las mejores vistas, sin duda.

imagen de leyendasdetoledo.com

Segovia esconde más que esto, que son los lugares más conocidos. Si os apetece conocer más, os recomiendo hacer un free tour (nunca fallan) o bien el Tour de los misterios y leyendas de Segovia, del que me han hablado muy bien.

Qué ver en Łódź (Polonia)

Lo primero de todo es aprender cómo se pronuncia, porque decir «Lodz» es sinónimo de que ningún polaco sepa a qué os referís. Łódź, pronunciado «Uch«, es una ciudad situada prácticamente en el centro de Polonia, a escasos 140km de Varsovia, su capital, y que pude visitar junto a mi mejor amigo del Erasmus, un polaco que nació y vive allí.

Con un aspecto súper industrial, esta ciudad es la tercera más grande del país, y fue una muy importante región en el pasado al ser el centro más importante de la industria textil de Polonia, si bien no es uno de los lugares más bonitos o turísticos de esta región, pero conocerlo de la mano de un autóctono que se lo conocía todo fue una ventaja.

Además, Łódź es considerado como un centro cultural muy importante en Polonia, pues en él se encuentra la mejor y más famosa escuela de cine en Polonia: muchos actores y directores famosos como Roman Polanski estudiaron aquí.

Si estáis de ruta por Polonia y pasáis por aquí, un día es suficiente para ver los lugares más representativos de Łódź:

1. Manufaktura

Es el centro comercial más grande de Europa Central, y está aquí. Fue construido en una vieja fábrica textil y es una perfecta combinación del lado industrial y moderno de la ciudad.

Dentro, además de tiendas de ropa, restaurantes y lugares de ocio, está también el Museo de la Fábrica Textil.

manufaktura Lodz
imagen de lodz.travel

2. Barrio judío

Lamentablemente, la Segunda Guerra Mundial dejó su sello en Łódź. Allí se encontraba el segundo mayor gueto de Polonia, después del de Varsovia, que se fue convirtiendo en un centro industrial que proporcionaba suministros a los soldados alemanes, y de ahí la imagen industrial que quedó en la ciudad.

El cementerio judío de Bracka es uno de los más grandes de Europa, fundado en 1892, tiene un área de 40 hectáreas y muchas de las tumbas son verdaderas obras de arte.

imagen de polandtraveltours.com

Cerca del cementerio se encuentra Radegast, una antigua y pequeña estación ferroviaria construida en la Segunda Guerra Mundial que fue el punto de llegada de miles de judíos de Europa central para ser llevados al gueto de Łódź. Dentro hay un museo en el que ver la historia de aquellos años en la ciudad, además de listas reales de deportados y objetos personales de los mismos. Es gratuito y está abierto todos los días, excepto los viernes.

3. Calle Piotrkowska

Es la calle más importante de la ciudad y una de las calles más largas de Europa, con una longitud de casi 5 kilómetros repleta de todo tipo de comercios además de casas burguesas y palacetes del siglo XIX.

También se encuentra aquí el Paseo de la Fama de Łódź, con estrellas en la acera como si se tratase del mismo Hollywood; y esto se debe a la importante academia de cine anteriormente mencionada.

imagen de posterlounge.com

4. Parque Pilsudskiego

Se trata del parque con mayor extensión de Łódź y uno de los más grandes de Europa. Tal es su extensión que allí se encuentran el Jardín Botánico, una reserva natural, el zoológico de Lodz, un parque de atracciones, instalaciones deportivas y mucho mucho espacio para pasear.

imagen de dziswlodzi.pl

5. Catedral de San Estanislao de Kostka

Más comúnmente conocida como Catedral de Łódź, que al contrario de las otras muchas catedrales de las que hemos hablado en este blog, es relativamente moderna: empezó a construirse en 1901 al estilo gótico y con claras influencias medievales.

imagen de Tripadvisor

6. Palacio Izrael Poznański 

Este impresionante edificio perteneció al magnate industrial Izrael Poznański, cuya fachada está decorada con esculturas que glorifican la industria. Actualmente, el Palacio de Izrael Poznański es la sede principal del Museo de la Ciudad de Łódź.

imagen de dreamstime.com

7. Catedral de Alexander Nevsky

Esta iglesia ortodoxa neobizantina es un recordatorio de que durante un siglo Łódź estuvo bajo el yugo del Imperio Ruso, y es curiosa de visitar si venimos de países como España, donde no encontramos iglesias de este tipo.

imagen de Wikipedia

Y si has llegado a este post buscando información sobre Łódź porque te estás planteando irte de Erasmus allí… ¡rotundamente SÍ! Por mi amigo sé que es una ciudad adorada por todo Erasmus que acaba allí (aunque haga mucho frío en invierno). Yo no me lo pensaría (aunque mi elección Erasmus fue Ljubljana y no la cambiaba por nada).