7 de agosto: Tiger Cave Mountain (Krabi)

(Ver también Todo lo que necesitas saber si vas a viajar a Tailandia)

El tiempo en Krabi lleva varios días siendo malo: hace mucho viento, está nublado siempre y caen fuertes lluvias de cuando en cuando. No importa mucho salvo porque el mar está muy revuelto, y esto hace que los barcos hayan tenido que suspender los trayectos hacia Railay, las playas más bonitas y famosas de Krabi, y además el paisaje es completamente diferentes al que esperábamos encontrar, un mar marrón en el que es imposible bañarse sin correr peligro.

Solución? Hemos investigado a ver qué excursiones se podían hacer por aquí cerca y hemos decidido ir a la Cueva del Tigre, una montaña a cuyos pies hay una cueva donde cuenta la leyenda que hace unos años se escuchaba siempre rugir un tigre y por eso nadie se acercaba nunca, hasta que un monje budista decidió hacerla suya para vivir allí y dedicarse al dharma. Dicen que entonces el tigre se fue y ya nunca más volvió.

En este lugar hay dos cosas para ver:

En primer lugar, subir hacia la cima de la montaña (casi 300m de altitud) a ver las espectaculares vistas, y donde hay también un templo y un buda gigante, para variar.

Ahora viene lo bueno: para llegar a la cima no se trata de un camino, sino de unas escaleras empinadísimas compuestas por nada menos que 1237 escalones! Subir ha costado, pero dada la inclinación, bajar ha sido mucho peor!

Ya abajo, hemos ido en busca de la susodicha cueva. Está indicada hacia la izquierda de las escaleras, pero a la derecha de las mismas hemos visto otras escaleras con una flecha que señalaba “to Wonderland“, hacia allá hemos ido… y menudo acierto. Hemos dado con una serie de cuevas poco profundas en las montañas, preciosas, donde había casetas, tendederos con ropa e incluso una mini cocina, y hemos comprobado que es donde viven los monjes, pues hay también unos cuantos budas por allí. El lugar es muy especial y además junto a él había un sendero en plena jungla que continuaba más allá, un paisaje súper salvaje, pero no hemos podido seguir porque nos estaba esperando el taxista para traernos de vuelta a Ao Nang.

En cuanto al transporte, como siempre, es muy fácil. Hay taxis por todas partes que ofrecen trayectos a muchos lugares turísticos por precios muy asequibles (como todo aquí) y siempre está incluida la vuelta y además esperan allí mientras hacemos la excursión. Para que os hagáis una idea, nos ha costado 1500BHT (38€) ir, estar 3 horas allí y volver (entre 4 personas, y a 40km de donde hemos cogido el taxi) y aún así podríamos haber regateado pero no estamos estado rápidos.

De vuelta en Ao Nang, teníamos las piernas cansadísimas de tanto escalón, así que hoy hemos probado el masaje con aceite de coco, y nos ha gustado mucho más que el tailandés tradicional. El precio hoy han sido… 150BHT (4€) por un masaje de 1 hora! Ojalá esto en España jejeje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s