Amsterdam · día 3: Vondelpark, Mercado Albert Cuyp, Barrio Rojo y museos

Lo de los museos solo os lo mencionaré, pues en este día lluvioso ha sido desesperante darnos cuenta de que en Amsterdam no se puede fluir con la vida y hacer lo que a uno le vaya apeteciendo: no hemos podido entrar a ni un solo museo, ni siquiera hacer un paseo en barco por los canales de Amsterdam. Todas las entradas para todo estaban agotadísimas, así que nos hemos quedado con las ganas (y ya hemos reservado alguno para los próximos días). A posteriori nos hemos dado cuenta de que quizás lo mejor para no tener que planificar el viaje con semanas de antelación es comprar la Amsterdam City Pass, que incluye la entrada a la mayoría de los museos y sin colas. Podéis adquirirla aquí por 65€, y dado que una sola entrada ronda los 20€, con entrar a 3 sitios ya os compensa.

Museos de Amsterdam

Os dejo por aquí los museos más interesantes de Amsterdam, aunque también depende de los gustos.

  • Rijksmuseum: es el Museo Nacional, y en esta ocasión solo lo menciono, pues ya tenemos entradas para pasado mañana, por lo que podré contaros más en detalle.
  • Museo Van Gogh: es el más visitado después del Rijksmuseum y la Casa de Ana Frank, y en el podréis ver más de 700 obras de arte del famoso pintor neerlandés.
  • MOCO: es el Museo de Arte Moderno, con obras también de arte contemporáneo y callejero.
  • Heineken Experience: este edificio fue en su día la primera fábrica de Heineken, y la entrada incluye la visita a la misma y una degustación de 3 cervezas.
  • NEMO: es el Museo de Ciencias, situado en un edificio de lo más peculiar, y es una de las mejores opciones para visitar si venís con niños.

Vondelpark

Es el Central Park amsterdamés, y aunque infinitamente más pequeño (47 hectáreas), también tiene su encanto, aún en invierno con sus árboles pelados y su paisaje gris. Es aquí donde me ha llamado la atención que el uso de los paraguas por parte de los neerlandeses es casi inexistente a pesar de la lluvia, y que por supuesto siguen usando sus bicis a pesar de ello. Tampoco ésta les impide salir a pasear tranquilamente por el parque, aunque el clima invite a quedarse en casa bajo la manta viendo una peli.

Curiosidades sobre las bicis: hay más bicis que habitantes en la ciudad, y más del 60% de ellos utilizan su bici a diario independientemente de la época del año. ¡Y de los canales se saca la friolera de unas 15.000 bicis al año!

El parque Vondelpark lleva abierto desde 1865, cuando varios ciudadanos se agruparon para crear un espacio donde poder montar a caballo y pasear, aunque por aquel entonces estaba reservado para el colectivo que lo creó, que además pagaba una pequeña contribución.

Comida rápida: Bagels & Beans

Este coqueto local se encuentra unas calles más arriba del Heineken Experience (sí, hemos comido después de fracasar en nuestro intento de entrar a la visita guiada) y está especializado en bagels, claro. No, no es un plato neerlandés, sino más bien americano: se trata de una especie de sandwich con forma de rosquilla del cual existen infinidad de variantes: el tradicional es con queso crema, pero los hay mucho más contundentes. Yo me he pedido uno de mozarella, tomate y pesto. Y de nuevo en este sitio también, el café buenísimo.

Mercado Albert Cuyp

Después de comer nos hemos topado con este mercadillo, justo al lado de la cafetería mencionada. Se llama así por encontrarse en la calle con el mismo nombre, y en él hay puestos de comida (tanto preparada como frutas, verduras, queso…), souvenirs, ropa y otros productos típicos.

Barrio Rojo

Terminamos el día en la que sin duda es una de las zonas más conocidas de Amsterdam. Lo mejor es venir aquí cuando ya es de noche, por aquello de las luces, ya que sí, es cierto que las calles se inundan de colores rojos de los locales donde las prostitutas ofrecen sus servicios, coffee shops, tiendas…

Y es que no es una sorpresa que la capital de los Países Bajos es uno de los lugares más liberales del mundo, donde la prostitución y la marihuana son legales. Es muy curioso ver cómo en esta zona se puede ver un ambiente tan «abierto» a pie de calle, y a levantar la mirada al piso de arriba y ver a una familia de toda la vida viendo la tele en su salón (las cortinas en esta ciudad brillan por su ausencia, y las casas se caracterizan por sus enormes ventanales).

La historia del Barrio Rojo de Amsterdam se remonta a muchos siglos atrás, cuando era un barrio de pescadores: allí los barcos atracaban para dejar y recoger mercancía y los marineros iban en busca de mujeres con las que satisfacer sus necesidades sexuales antes de volver a abandonar la tierra firme durante semanas o meses. La prostitución allí siempre existió, pero fue a partir del siglo XV cuando se comenzaron a abrir burdeles por el barrio, a pesar de que la prostitución estaba totalmente prohibida. A partir del siglo XVII, con el auge del puerto de Amsterdam, la prostitución aumentó considerablemente y las mujeres comenzaron a exhibirse desde las ventanas o puertas de sus casas. Finalmente, en 1911 se decidió legalizar la prostitución en Amsterdam otorgando así una serie de derechos y obligaciones a las prostitutas. Desde entonces el número de vitrinas se mantiene constante y está legalmente controlado.

Para terminar el día, como ya os adelanté ayer, hemos repetido en Food Hallen. Esta vez han tocado unos bowls vietnamitas: una especie de ensalada de noodles con lechuga y otras verduras, y una proteína (tofu, en mi caso). Muy rico (y sano).

Entradas relacionadas:

2 comentarios en “Amsterdam · día 3: Vondelpark, Mercado Albert Cuyp, Barrio Rojo y museos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s