Historia de Córdoba y sus 11 lugares imperdibles

Puedes verlo en formato vídeo aquí:

Después de inaugurar el verano con 3 viajes internacionales, ya tocaba hacer algo de turismo nacional. Y el destino elegido ha sido Córdoba, donde están mis raíces (mi familia es de Pozoblanco). Una ciudad encantadora que hacía muchísimos años que no visitaba; tenía muchas ganas de redescubrirla y para mi sorpresa me ha encantado muchísimo más de lo que recordaba. El simple hecho de pasear por sus calles es un verdadero placer.

Su tamaño y su belleza son inversamente proporcionales: un fin de semana será suficiente para visitar los lugares más reseñables, a los que podréis llegar caminando sin problema (excepto a Medina Azahara, que se encuentra a unos 8km del centro).

Antes de dejaros la lista de los imprescindibles, repasemos un poco de historia, pues en Córdoba tendréis la suerte de disfrutar de restos muy bien conservados de varias civilizaciones importantes: romanos, visigodos, árabes y cristianos.

El origen de Córdoba se remonta al año 171 a. C., cuando fue fundada por el general romano Marco Claudio Marcelo cerca de un asentamiento prerromano llamado Corduba. Se convirtió en una de las ciudades más importantes de la Hispania romana, tanto a nivel político como económico.

Tras la caída del Imperio Romano, pasó en el 572 a manos de los visigodos, pero solo hasta 711, cuando fue invadida por los musulmanes. En pocos años se convirtió en la capital de Al Andalus y con Abderramán III vivió el momento más brillante de su historia. En manos de quien fuera, Córdoba, a los pies del Guadalquivir, siempre era una pieza clave.

En 929 Abderramán III proclamó el califato de Córdoba y se nombró a sí mismo Príncipe de los Creyentes. Se transformó así en el primer califa independiente de la Península Ibérica. Bajo su reinado Córdoba se volvió en un polo cultural incomparable, pocas ciudades en el mundo conocido estaban a su altura. Fue en esta época cuando se terminó la Mezquita de Córdoba (que no se construyó de cero, sino sobre un templo pre-cristiano) y se erigió Medina Azahara, de la que se dice que fue la ciudad más hermosa jamás construida.

Con la caída progresiva de los árabes, Córdoba fue de los últimos enclaves en caer, y no fue hasta el siglo XIII cuando Fernando III la reconquistó, transformando después los edificios árabes para darles apariencia cristiana.

Curiosamente, la ciudad nunca volvió a tener el esplendor de años pasados, ni siquiera cuando el siglo XIV su Alcázar se convirtió en residencia de los monarcas de Castilla. Con la llegada de los Reyes Católicos, Córdoba solo recuperó algo de su antiguo esplendor.

El resultado de esta historia es que hoy en día, Córdoba es una ciudad con una riqueza cultural inigualable, designada Patrimonio Mundial por la UNESCO, y que atrae a visitantes del mundo entero cada año.

1. Mezquita – Catedral de Córdoba

La gran protagonista de Córdoba, sin duda, es la Mezquita, también catedral, ya que después de la reconquista Fernando III tuvo el detalle de no derribarla por completo (como si hizo en ciudades como Sevilla o Granada) y construir una catedral en su interior. Y de ahí su extraña forma. Es una preciosa y alta catedral completamente rodeada internamente de una inmensa cantidad de columnas y arcos (para ser exactos, 1300 columnas y 360 arcos).

Pero cabe destacar que los musulmanes construyeron a su vez la mezquita por primera vez sobre un antiguo templo pre-cristiano, y que con el tiempo fueron haciéndose ampliaciones hasta lo que podemos visitar hoy en día.

La entrada cuesta 11€ (sin guía) y 24€ con guía (podéis ver los horarios y reservar aquí).

2. Puente Romano

Construido a principios del siglo I, poco después de la fundación de la ciudad, y también conocido como el Puente Viejo, fue el único puente que tuvo Córdoba durante ¡casi 20 siglos! Es decir, que casi fue ayer cuando construyeron todos los demás.

Es también una de las postales más típicas de la ciudad, y no podéis dejar de venir aquí con la luz fe la puesta del sol, que lo hacen aún más especial.

3. La Judería

Este tipo de zonas tan característicos en casi cualquier ciudad europea no podía faltar en Córdoba. Sus calles se encuentran junto a la mezquita, y es de hecho mi zona favorita para pasear y perderse, con sus callejuelas estrechísimas, blancas y llenas de flores y plantas.

Como su nombre indica, en este barrio vivió la comunidad judía entre los siglos X y XV, aunque sus primeros habitantes se remontan muchos siglos antes.

4. Sinagoga de Córdoba

Está en el barrio judío, fue construida en el año 1315 y estuvo activa hasta que los judíos fueron expulsados en 1492. De hecho es la única sinagoga de Andalucía que se conservó tras su abandono, y una de las solo 3 que se conservan de esa época en España (las otras dos están en Toledo).

La entrada es gratis para ciudadanos de la UE, 0,30€ para los demás.

5. Zoco Municipal

Con él os toparéis también paseando por la judería, y aunque no es un lugar que salga en las típicas listas de «Qué ver en Córdoba», no podéis dejar de entrar, pues su pequeño patio tiene mucho encanto.

En él se promueve la artesanía local, y es que de hecho es también llamado Mercado de la Artesanía.

6. Calleja de las Flores y Calleja del Pañuelo

Justo en el lado opuesto de la Mezquita y ya fuera de la judería se encuentran estas dos calles, muy cerca la una de la otra, que son solo dos ejemplos del encanto de las calles cordobesas.

La Calleja de las flores está llena de macetas con flores, una buena alternativa para sentir una minúscula parte de lo que se siente al entrar en un patio cordobés si no venís en primavera.

La Calleja del Pañuelo es conocida por ser la calle más estrecha de Córdoba y es llamada así popularmente porque se dice que no es más ancha que un pañuelo. Estrecha, sí, pero en el final hay una diminuta placita con 3 portales y una fuente. Uno de mis rincones secretos favoritos de Córdoba.

7. Alcázar de los Reyes Cristianos

Fue construido en 1328 por orden de Alfonso XI, eso sí, sobre el antiguo Alcázar Andalusí y fue

utilizado en varias ocasiones como residencia de los Reyes Católicos.

Como cualquier palacio árabe que se precie, lo más bonito sin duda, son sus jardines, lejos de la belleza de la Alhambra de Granada, pero que bien merecen una visita (la entrada a todo el complejo cuesta 4,50€).

Por las noches hacen espectáculos de luces y conciertos, así que os animo a que os informéis de sus horarios en la web de Turismo de Córdoba o en la misma taquilla.

8. Templo Romano

Sorprendente pero cierto, aún queda en pie (o casi en pie) un templo romano en plena Córdoba, y es que fue descubierto en los años 50 durante unas obras para ampliar el Ayuntamiento de la ciudad. Según las investigaciones, puede datar de los años 40-50 a.C.

9. Plaza de la Corredera

Su nombre le viene por ser el lugar donde antiguamente se celebraban las corridas de toros, y se trata de una plaza mayor (similar a la de otras ciudades como Salamanca o Valladolid) cuadrangular con soportales, que de hecho es la única con estas características en Andalucía.

10. Palacio de Viana

Se trata de una casa-museo que muestra lo que eran los palacios nobles de la Edad Media. De nuevo, la gran cantidad de jardines que tiene se lleva el protagonismo, y es que el calor que protagoniza está ciudad desde tiempos inmemoriales hace que la costumbre árabe de llenar todo de plantas se haya quedado bien arraigada.

El Palacio  fue ocupado por diferentes familias hasta el siglo pasado, cuando los marqueses de Viana lo cedieron para convertirlo en museo.

La entrada general a las zonas comunes y los patios cuesta 6€, pero si queréis hacer una visita más en profundidad, hay otra por 10€ que incluye otras zonas interiores del palacio.

11. Medina Azahara

No podéis iros de Córdoba sin visitar Medina Azahara. Y que no os pase como a mí, que no me informé bien del horario y me quede con las ganas: de junio a septiembre solo abre de 9 a 3 por las mañanas.

Medina Azahara es nada menos que el mayor yacimiento arqueológico del país, a solo 8km de Córdoba (por 24€ podéis contratar una visita guiada que os lleva desde el centro y os trae de vuelta).

La que en el pasado fue una ciudad administrativa y residencial del califato, construida en el año 936 y hasta su saqueo e incendio durante las guerras que desmembraron los califatos, hoy en día representa uno de los mejores legados hispanomusulmanes que existen.

Para cerrar este artículo no puedo dejar de recomendaros que realicéis un Free Tour por el casco antiguo de Córdoba, mi opción favorita siempre allá donde vaya, pues los guías, que suelen ser siempre muy buenos, os desvelarán muchos datos y curiosidades que harán de vuestra visita a la ciudad algo mucho más especial.

Arenas de San Pedro: qué ver en el pueblo, en los alrededores y dónde comer

En este blog están descritos cada uno de los destinos, sin excepción, que he visitado desde el año 2014. Solo había una excepción, y es que al final lo que tenemos en casa es lo que más pasamos por alto. Arenas de San Pedro es mi «pueblo adoptivo» desde hace ya 8 años, y no podía pasar más tiempo sin recoger en una entrada el encanto que rebosa por cada una de sus esquinas este no tan pequeño pueblo de la cara sur de la Sierra de Gredos.

Más conocido simplemente como «Arenas» por sus asiduos visitantes, pertenece a la provincia de Ávila, aunque tenga mucho más que ver con sus vecinos toledanos o incluso con Extremadura. Se encuentra a 160km de Madrid, lo que lo hacen perfecto para una escapada de fin de semana, adaptable a todos los gustos, pues podéis optar por un finde de relax (tanto en invierno como en verano) o bien de actividades por la montaña (varias rutas salen hacia los picos de Gredos a pocos minutos en coche de Arenas), y todo ello rodeados de naturaleza.

Aquí os dejo tres listas, una de ellas con las cosas que podéis ver en el pueblo, otra con varias rutas que podéis hacer mientras estéis alojados aquí, y una última con restaurantes donde comer (probados de primerísima mano, ¡así que podéis fiaros!)

¿Qué ver en Arenas de San Pedro?

1. Castillo del Condestable Dávalos

Sin duda el monumento que más sobresale de Arenas, en pleno centro neurálgico, imponente, y al borde de la carretera nacional que comunica con otros pueblos de la zona.

Se trata de un castillo gótico que fue construido por orden del condestable Ruy López Dávalos, en la parte baja del pueblo para aprovechar el río como defensa. Se levantó gracias a los habitantes del pueblo, que contribuyeron con sus impuestos y con su propia mano de obra, interviniendo cristianos, judíos y moriscos por igual.

En un principio está concebido para la defensa, posteriormente pasó a ser residencia señorial, y durante los siglos posteriores al XVIII tuvo otros usos (cárcel, cementerio e incluso almacén). Hoy en día se utiliza como espacio multiusos, y además se puede conocer con visita guiada (podéis adquirir la entrada en la oficina de turismo).

imagen de viajesyrutas.es

2. Palacio del Infante Don Luis de Borbón y Farnesio

No se queda atrás esta edificación en cuanto a lo llamativa que es, pero se encuentra algo más alejada del núcleo urbano, en lo alto del pueblo. Fue construido en el siglo XVIII por orden Luis de Borbón, hermano de Carlos III. A lo largo del tiempo, ha sido utilizado como fortín en la guerra de la Independencia, siendo ocupado por las tropas napoleónicas, como cárcel durante la Guerra Civil, posteriormente como seminario y finalmente como colegio, hasta que en 1988 fue comprado por el Ayuntamiento y actualmente alberga el museo permanente de los Premios Gredos de Pintura, así como reproducciones de cuadros que el mismísimo Goya pintó en Arenas.

En su exterior hay un inmenso patio inutilizado, el cual despierta interés entre los vecinos: ¿para qué lo terminarán utilizando?

imagen de espanaviajar.com

3. Parroquia Nuestra Señora de la Asunción

Este armatoste de iglesia fue construida a principios del siglo XV por orden de Diego Hurtado de Mendoza, nieto de Juana de Pimentel y Álvaro de Luna. Es de estilo gótico pero tiene una torre renacentista del siglo XVI dedicada a Santa Bárbara.

Son los alrededores de esta parroquia (hacia el lado contrario al Castillo) los que forman el casco antiguo del pueblo, siendo éstas las casas más antiguas de la localidad, donde hace mucho se ubicaban el barrio judío y el musulmán. En estas zonas de Arenas es donde se puede ver la arquitectural tradicional de casas encaladas y balconadas de madera.

imagen de territoriomedieval.com

4. Puente Aquelcabo

Es el puente más antiguo de Arenas y, aunque se le llame puente romano, en realidad es medieval (algo que pasa en más sitios) construido sobre uno anterior (el cual sí fue probablemente romano). De hecho, su estilo es gótico. A pocos metros de él hay un mirador de madera desde donde hay unas bonitas vistas del puente y el río Arenal.

imagen de hoteles.net

5. Santuario de San Pedro de Alcántara

El que llega hasta él es probablemente uno de los paseos más concurridos de Arenas por sus lugareños: un camino asfaltado de unos 2km de longitud, a la rivera de un riachuelo y completamente cubierto por frondosos árboles, es uno de los dos sitios de paseo oficial (del otro os hablo en el siguiente punto), os lo recomiendo porque es muy agradable, tanto en invierno como en verano.

Al final del camino se encuentra el Santuario de San Pedro de Alcántara, fundado en el siglo XVI por el santo extremeño, en el lugar donde había una ermita dedicada a San Andrés del Monte. En el siglo XVIII, por orden de Carlos III sobre proyecto de Ventura Rodríguez, se construyó el complejo que el que observamos hoy.

imagen de guiatietar.com

6. Pantano de Arenas

En el lado completamente opuesto al Santuario se encuentra el alargado Embalse del río Cuevas, bordeado por un cómodo camino llano de 2,5km circulares, con unas vistas fantásticas y los picos de gredos al fondo. No os lo podéis perder, las puestas de sol desde aquí son preciosas.

7. Piscinas naturales

Bañadas por el río Arenal, el lugar perfecto para refrescarse en verano. En el pueblo suele hacer bastante calor (que no os engañe el que esté junto a la Sierra de Gredos), así que un baño en esas gélidas aguas nunca está de más (aunque se suelen llenar bastante).

imagen de guiatietar.com

¿Qué hacer en los alrededores de Arenas de San Pedro?

1. Visitar los pueblecitos de alrededor

  • El Castillo de Mombeltrán
  • Las callejuelas de Guisando
  • Candeleda, al borde de La extremeña Vera

2. Calzada Romana

En la carretera N-502, aproximadamente a medio camino entre Ramacastañas y Mombeltrán, hay un empinado tramo de calzada romana, que en su día sirvió para conectar Abula (la Ávila romana) con el eje vial Emerita Augusta-Complutum-Caesaragusta.

Esta calzada sube hasta el Puerto del Pico, y no son muchos los que deciden recorrerla entera, pero todos los años, en verano, se organiza una carrera popular que discurre por ella, ¡aunque cómodo para los pies no es que sea!

imagen de Pinterest

3. Puerto del Pico

El mencionado Puerto del Pico es la arista que marca el paso entre el sur y el norte de Gredos y el que comunica esta zona de la provincia con su capital, Ávila. Para llegar desde Arenas es necesario recorrer una carretera plagada de curvas (que os gustará si sois motoristas u os gusta conducir) pero cuyo entorno es precioso.

Merece la pena subir a admirar las vistas de todo el Valle del Tiétar, dar un paseo por las alturas y si os apetece, hacer alguna de las rutas de montaña que salen desde aquí (hacia el este, para subir al Torozo, y hacia el oeste, para subir a La Fría). Hay también un restaurante, por lo que podéis optar por comer allí (reservando primero).

4. Cuevas del Águila

Están en Ramacastañas, a 15 minutos de Arenas. Podéis leer toda la info aquí.

5. Rutas de senderismo por la Sierra de Gredos

A parte de las mencionadas desde el Puerto del Pico, podéis optar por ir al parking del Nogal del Barranco (popularmente conocido como La Cabra) y desde allí subir a Los Galayos o a La Mira.

Para los más atrevidos, podéis pasar la arista de los Galayos y continuar hasta la Plataforma de Gredos.

Otra ruta que sale desde Arenas, más sencilla y muy agradable, es la de La Senda de Los Pescadores.

¿Dónde comer en Arenas de San Pedro?

Aquí os dejo una lista de mis restaurantes favoritos, por orden de afinidad (todos ellos sirven comida tradicional y típica de la zona, y todos ellos cuentan con menú del día a la hora de comer, incluso en fines de semana.

  1. Restaurante El Marquesito
  2. La Taberna de Mage y Goya
  3. El Patio de chus
  4. Restaurante El Sur de Gredos

Espero que disfrutéis de vuestra estancia en Arenas, ¡y me contéis qué tal! 😁

Gandía, más allá de la playa

Quien escucha Gandía solo piensa, por lo general, en turismo de playa, fiesta y vacaciones familiares. Pero el no tan pequeño municipio valenciano esconde algo más que eso. ¿Qué ver y hacer en Gandía además de bañarte en el mar? Aquí os dejo unas ideas:

1. El Palacio Ducal

Con 7 siglos de historia, es uno de los edificios con más historia de la ciudad. En él han dejado huella personajes como San Francisco de Borja, que de hecho le da nombre (su nombre completo es Palau Ducal dels Borja).

En 1485, Rodrigo de Borja (quien después fue el papa Alejandro VI) compró para su hijo Pedro Luis de Borja el Ducado de Gandía. Este palacio pertenecía a esta familia. Y es que esta familia es la famosa familia de los Borgia, familia italiana salió de Valencia para tierras florentinas.

Por su apariencia exterior y decoración interior, es uno de los monumentos más importantes de la Comunidad Valenciana y ha sido escenario de películas y series a nivel nacional e internacional.

imagen de hoteltresanclas.com

2. Colegiata de Santa María de Gandía

Es la iglesia más importante de Gandía, cuya predecesora data del siglo XIII. Esta iglesia alberga un gran tesoro: las esculturas de Lobet, un valioso archivo musical y diferentes joyas de orfebrería.

imagen de Pinterest

3. Ruta del Destapat

Tiene lugar en el casco antiguo de Gandía, y se trata de una ruta de tapas que se hace cada jueves con el objetivo de probar la gastronomía típica de Gandía en distintas tabernas del pueblo, con un coste de 2€ la tapa.

imagen de gandiaapie.com

4. Playa de l’Ahuir

Desconocida para la mayoría, esta playa nada tiene que ver con la gran playa de Gandía. Localizada en las afueras de la localidad, se trata de un lugar sin edificaciones, ni paseos marítimos, ni nada más que arena, agua y vegetación. Si buscáis tranquilidad, este es el lugar.

imagen de Pinterest

5. Cueva del Parpalló

Es un yacimiento prehistórico en el Paraje Natural Municipal de Parpalló-Borrell (patrimonio mundial por la UNESCO con unas 560 hectáreas)

Esta zona está en la sierra de Mondúver que fue una de las primeras habitadas por el Homo Sapiens que llegó a esta región mediterránea. La cueva se abrió al público en 2014, y en ella se pueden observar diferentes pinturas prehistóricas.

imagen de lacamaradelarte.com

6. De Gandía a Ibiza

Desde hace unos años existe un ferry que une Gandía con la isla de Ibiza, un trayecto de 2 horas que merece la pena si vas a estar bastantes días por la zona de Gandía y queréis cambiar de aires. Podéis incluso meter el coche, y hacer una ruta por las calas de Ibiza (eso os lo cuento aquí).

playa de ibiza España

Valladolid

Este año está siendo el de descubrir ciudades nacionales. El fin de semana pasado fue el turno de Valladolid, el cual pateé de arriba abajo aprovechando que corría una carrera el domingo en Zaratán (un pequeño municipio junto a la ciudad).

Valladolid, a la que cariñosamente se la apoda Pucela (sin saber muy bien de dónde viene realmente dicho nombre), es un destino perfecto de escapada de fin de semana, pues se encuentra a poco más de 2 horas de Madrid y su núcleo urbano central es pequeño y asequible para ver a pie en un día. Durante muchos siglos fue una de las ciudades más importantes de España, por lo que el legado cultural que hay en ella es muy llamativo. Es más, durante el reinado de Felipe III fue la capital del reino de España.

Plaza Mayor

Fue la primera plaza mayor que se diseñó como un espacio cerrado, regular y con soportales, modelo que luego se copió en ciudades como Madrid y Salamanca. El trazado actual tiene su origen en la reconstrucción tras el incendio de 1561 que arrasó una parte de la ciudad.

En esta gran plaza se organizaban mercados populares, ceremonias de la corte y diversos espectáculos.

Catedral de Valladolid

La mayor parte de su diseño es del famoso arquitecto Juan de Herrera, uno de los máximos representantes del Renacimiento y que dio nombre al estilo herreriano, pero curiosamente su construcción nunca llegó a completarse, y falta aproximadamente la mitad del proyecto inicial.

Santa María de la Antigua

Es la edificación más antigua que queda en pie en Valladolid, ordenada construir por Doña Elyo, la esposa del fundador de la ciudad, el Conde Don Pedro Ansúrez. Inicialmente fue un templo románico, con algunos añadidos posteriores en gótico. Luego tuvo muchos añadidos, hasta que en el siglo XIX se la restauró para darle el aspecto neogótico. Durante la mitad del siglo XX se le quitaron más añadidos anexos, dejando a la vista esta maravillosa iglesia.

Museo Nacional de Escultura

Este lugar cuenta con una impresionante colección de escultura y arte que comprende desde finales de la Edad Media hasta el siglo XIX, pero el propio edificio del museo es también una obra de arte: se trata del Colegio de San Gregorio, una escuela de teología para monjes dominicos que se construyó a finales del siglo XV.

Palacio de Santa Cruz

Este edificio del siglo XV forma hoy parte de la universidad (es el Rectorado de la Universidad de Valladolid) es y es precioso tanto por fuera como por dentro, y además fue el primer edificio de España diseñado en estilo renacentista.

Palacio de Pimentel

Es especialmente conocido porque aquí nació, el 21 de mayo de 1527, el rey Felipe II. Actualmente alberga exposiciones de vez en cuando, pero simplemente dar una vuelta por dentro palacio también merece la pena.

Iglesia de San Pablo

El verdadero tesoro de este templo es su fachada gótica, cargada de ornamentación y decorada con infinidad de esculturas, todo franqueado por dos grandes torres.

Estos son los lugares que no os podéis perder en vuestra escapada a Valladolid, pero el simple hecho de caminar por sus calles es ya una delicia. El centro está plagado de comercios, bares, restaurantes y callejuelas realmente auténticas, como el Paseo de Recoletos, la Plaza de Zorrilla, la Plaza de Colón, la Calle de Santiago, la Calle de María Molina y la Calle de Miguel Íscar.

6 lugares que ver en Peñíscola (Castellón)

Dicen que Peñíscola es de los pueblos más bonitos de España. Y es que sí, tiene su encanto, pero además pertenece a una asociación que justamente se llama Los Pueblos Más Bonitos de España. ¡Así que algo tiene que tener!

Tuve la oportunidad de visitar este pueblo costero del norte de Castellón durante la primavera de 2017, y me pareció exactamente ese lugar en el que la playa, los planes familiares y el turismo rural se mezclan a la perfección. Poco después de esas fechas se convirtió también en uno de los lugares más visitados, ya que la mítica serie Juego de Tronos grabó aquí parte de la temporada 6 (si eres fan de la serie, te gustará saber que en concreto Peñíscola es la ciudad de Mereen).

panorámica de peñíscola

La localidad se asienta en una roca que estaba unida al resto de la costa por un pequeño istmo de arena. Éste se inundaba en épocas de temporal, convirtiéndola en una isla. Ahora esto ya no ocurre por las nuevas construcciones, pero la ciudad antigua sigue levantándose orgullosa sobre la roca siendo visible desde la parte nueva y muchos otros puntos de los alrededores.

Peñíscola también fue el lugar elegido por el Papa Luna para exiliarse. Hay un tour de misterios y leyendas (gratuito, luego se paga la voluntad) que podéis hacer si queréis aprender más sobre ello: Free tour de los misterios y leyendas de Peñíscola.

1. Casco antiguo de Peñíscola

Atravesar la muralla y puertas de la ciudad es como retroceder en el tiempo. Si en la parte nueva de Peñíscola predominan los edificios de apartamentos y las calles con tráfico, en el casco histórico solo hay antiguas casitas pintadas de blanco y calles estrechas y peatonales.

casco antiguo peñíscola

2. Castillo de Peñíscola

El principal monumento que ver en Peñíscola es, sin lugar a dudas, su castillo. Fue levantado en el siglo XIII por los Templarios sobre los restos de la anterior alcazaba árabe. Este castillo es uno de los mejor conservados en España de los levantados por la Orden del Temple.

También se lo conoce como Castillo del Papa Luna, y es que, como os comentaba antes, en 1411 Benedicto XIII de Aviñón (conocido comúnmente como Papa Luna, por apellidarse así) hizo de él su residencia pontificia. Francia no vio con buenos ojos que un aragonés fuese elegido como Papa y le presionó para renunciar. Poco a poco otros países fueron retirándole el apoyo y se le llegó a catalogar como antipapa.

Finalmente se refugió en el castillo de Peñíscola, donde murió unos años después. Durante su exilio se nombraron otros Papas, pero él siempre mantuvo que él era el Papa legítimo. De esta parte de la historia surge el dicho «mantenerse en sus trece«, por su perseverancia y su nombre papal.

imagen de Wikipedia

3. Parque de la Artillería

En una zona más baja y separado del castillo se encuentra el Parque de Artillería, una zona construida en el siglo XVI por Felipe II para modernizar las defensas del castillo y hacer frente a la piratería que se daba en la época en el Mediterráneo. A día de hoy es un jardín con vistas al castillo y al mar.

imagen de TriAdvisor

4. Casa de las Conchas

Se trata de una casa cuya fachada está decorada al completo con conchas marinas. Aunque tiene ventanas y motivos que parecen arabescos, lo cierto es que la casa se construyó en 1961 y tiene una historia peculiar: Su propietaria, Justa, fue la primera guía turística de la ciudad, enseñaba su pueblo a cambio de la voluntad, y con lo que iba ganando pudo adquirir un solar con su familia y construirse esta casa, la cual decoró con conchas en honor al mar que tiene en frente.

imagen de verpueblos.com

5. Ermita de la Virgen de la Ermitana

Está situada en un bonita plaza e integrada a las murallas del Castillo y fue construida en 1714, sustituyendo una antigua capilla, en estilo barroco.

imagen de Wikipedia

6. La playa

No todo va a ser turismo, claro. Peñíscola cuenta con la Playa Norte y la Playa Sur, situadas a ambos lados del peñón donde se encuentra el casco antiguo.

La Playa Norte con más de 5 kilómetros de largo es la más concurrida y además cuenta con aguas cristalinas y unas fantásticas vistas del castillo.

imagen de fotonazos.com

La Playa Sur, situada junto al puerto pesquero, tiene 300 metros de arena fina y está mucho menos masificada. ¡Vosotros decidís!

Mérida: la pequeña Roma

Si no habéis estado nunca en Mérida, estáis tardando. Porque la capital de Extremadura es una auténtica joya enterrada, y es que dicen que si levantasen toda la ciudad actual, saldría a la luz la antigua Emerita Augusta romana, una de las ciudades más importantes del Imperio Romano. De hecho, eso es exactamente lo que pasa cada vez que se llevan a cabo algún tipo de obra: aparecen ruinas de altísimo valor y ahora a ver cómo seguimos.

Mérida fue fundada bajo el nombre de Emerita Augusta en el 25 a.C. por el emperador Octavio Augusto, quien decidió asentar a los veteranos de dos legiones en una nueva ciudad, y pronto se convirtió en una de las ciudades más grandes del oeste de la Península Ibérica y la capital de Lusitania. Después de la caída del Imperio Romano, la ciudad no perdió su significado. En el siglo VI, se convirtió en la capital de un país visigodo que surgió en la Península Ibérica tras la caída del Imperio Romano de Occidente, y no fue hasta el 713 cuando cayó en manos musulmanas (así se mantuvo hasta el 1230) y se la rebautizó con su nombre actual.

Aunque es la principal ciudad de Extremadura, sigue teniendo tintes de pequeña población, pues a los principales lugares es posible llegar caminando agradablemente. Esto es lo que no os podéis perder en vuestra visita a Mérida (¡también hay Free Tour!):

1. Museo Nacional de Arte Romano

Para conocer en profundidad la cultura romana y los hallazgos arqueológicos de la antigua ciudad. Se celebran exposiciones, conferencias, congresos y otras actividades culturales.

2. Anfiteatro romano

Se utilizó desde el siglo I al IV y en él combatían sobre todo esclavos, delincuentes y prisioneros de guerra, a veces entre ellos y a veces contra fieras. Tenía una capacidad para 14.000 espectadores y aún mantiene gran parte del graderío en buen estado y algunas de las entradas al recinto.

anfiteatro romano merida

3. Teatro romano

Es uno de los sitios más emblemáticos de Mérida, donde además de poder visitarlo, se celebraban obras de teatro, asambleas electorales, reuniones de ciudadanos y homenajes. Y en verano cada año tiene lugar el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida.

En las columnas inferiores del escenario había esculturas del Emperador y su familia (algunas todavía se conservan) y en las columnas superiores estaban las imágenes de los dioses. Era la forma de unir la política y la religión bajo la figura del Emperador.

teatro romano merida

4. Circo romano

Tenía un aforo de unos 30.000 espectadores, lo que le convierte en uno de los mayores del Imperio, fue construido sobre el siglo I d.C. Los lados longitudinales estaban ocupados por las gradas, que debieron tener la misma forma que las del Teatro, separados de la arena por un podio. En el eje de uno de esos lados se ubicaba la tribuna, desde donde disfrutaba del espectáculo su patrocinador; y en el lado opuesto la tribuna de los jueces.

Es de los monumentos peor conservados (al igual que en otras ciudades con la misma edificación), pero aún se puede observar la magnitud del recinto.

imagen de cadenaser.com

5. Templo de Diana

A pesar de su nombre, se trata de un templo de culto Imperial y ¡fue descubierto hace menos de 40 años! Esta edificación se encuentra en el centro de Mérida y es uno de los templos mejor conservado de la ciudad, debido en parte a que se utilizó como armazón del palacio del Conde de los Corbos.

templo de diana Merida

6. Puente romano

Fue uno de los más largos de la antigüedad y a día de hoy es el más largo de los que se conservan, con 792 metros y 60 arcos. Aunque se conserva íntegramente, es a causa de diferentes restauraciones a lo largo del tiempo.

imagen de spain.info

7. Acueducto de los Milagros

Forma parte de una conducción hidráulica que traía aguas procedentes del pantano de Proserpina. Popularmente es conocida como “Los Milagros” por la admiración que causaba en la gente su estado de conservación a pesar del paso del tiempo, y no es para menos, teniendo en cuenta que se conservan todavía más de 800 metros del acueducto, cuya altura alcanza los 27 metros.

acueducto de los milagros merida

8. Las 7 sillas

Primer monumento que no es romano, pero sí hace alusión a uno romano. Se trata de 7 columnas que representan lo que hasta hace 100 años se veía del teatro romano: 7 pilares de piedra en los que los niños jugaban y apodaban «sillas». A principios del siglo pasado comenzaron sus excavaciones, dejando estupefactos a los arqueólogos antes la magnitud de tal descubrimiento.

las 7 sillas antes del descubrimiento del teatro (flickr.com)
monumento las 7 sillas hoy (comeya.com)

9. Alcazaba de Mérida

Para que veáis que no solo hay arte romano en Mérida. Esta fortificación árabe fue estratégicamente situada junto al río Guadiana en el año 835. Poseía unos muros de casi 3 metros de ancho y 10 de altura, convirtiendo la fortaleza en casi inexpugnable. Dentro de los 550 metros de perímetro de la alcazaba hay unos pocos edificios, entre los que no os podéis perder el aljibe subterráneo. También podréis subir a lo alto de las murallas y tener buenas vistas del Guadiana.

imagen de Wikipedia

Esto son 9 lugares que visitar en Mérida, pero pasear por la ciudad es una caja de sorpresas, pues en muchas de sus calles hay restos que se han ido encontrando a lo largo de los años, como la Casa del Mitreo, el Arco de Trajano, la Casa del Anfiteatro, el Pórtico del Foro Romano o el Acueducto de San Lázaro.

Sin duda una mini Roma en toda regla, y una de las ciudades más bonitas de España.

Ruta: Lagunas de Peñalara (Madrid)

La Sierra de Madrid esta llena de rutas de senderismo por la montaña para todos los gustos y niveles. En esta ocasión elegimos una sencilla para hacer en un domingo soleado de otoño. ERROR: o madrugas mucho o está muy muy lleno, tanto que a ratos parece que andas por la cola de un supermercado, sin poder ir al ritmo que quieres sino al que impone la larga fila de personas que tienes por delante.

subiendo a Peñalara

Y es que esta ruta parte del parking del Puerto de Cotos y es la misma que llega hasta la Laguna Grande de Peñalara, una excursión famosa donde las haya entre los domingueros madrileños, y bastante sencilla.

imagen de hoteles.net

En nuestro caso, caminamos hasta la Laguna Grande, tardamos más o menos una hora, y después seguimos subiendo hasta el refugio Zabala, para luego bajar terminando de cerrar el círculo. Esta es la ruta que seguimos: Ruta de Wikiloc (en ella encontraréis el mapa de la ruta y una descripción punto por punto para no perderos, aunque es complicado desorientarse).

imagen de atrochando.com

Más allá de por su sencillez dentro de la Sierra de Guadarrama, la zona de Peñalara es también reconocida por su enorme belleza, y es que a cada paso que das durante la ruta el paisaje es una auténtica pasada. Adoro los lugares en los que la vista se pierde en la altura y amplitud entre las montañas, y este lugar es exactamente así.

vistas desde refugio Zabala

Sin duda una excursión que merece la pena, pero que os recomiendo encarecidamente reservar para cuando tengáis un día libre fuera de fin de semana o días festivos, o bien madrugar mucho. También es mejor hacerla en primavera u otoño, pues en invierno puede estar nevado y no es muy seguro si no tenéis experiencia. El verano es también buena opción para huir de las olas de calor de la capital, pero entonces sí hay que madrugar más e hidratarse muy bien.

Peñalara Madrid

Ruiloba (Cantabria)

En uno de nuestros numerosos viajes al norte, que durante muchos años hicimos entre Asturias y Cantabria, nos dejamos perder por una carretera estrecha en la que los árboles eran tan frondosos que hacían las veces de túnel natural, y llegamos al diminuto pueblo de Ruiloba (aunque el municipio ocupa unos 15km2), cerca de San Vicente de la Barquera.

Una aldea que parece haberse estancado en la Edad Media, con todas sus casas desperdigadas construidas en piedra y el suelo de adoquines, y también con un nombre de de origen fluvial (río de la la Loba), algo muy habitual en Cantabria. La zona de la aldea, que se llama el barrio De la Iglesia (porque es la torre de ésta lo que más destaca) es además un territorio rico en cavidades naturales.

calles de Ruiloba Cantabria

Alejado del núcleo urbano, donde solo viven unos 700 habitantes, la ermita de la Virgen de los Remedios es, entre las construcciones religiosas, la más sobresaliente. Se trata de un edificio de pequeñas dimensiones y aspecto rural, construido en este siglo en lo alto de una pequeña loma y rodeado por un paisaje precioso muy cerca de la costa. En este entorno se honra a la Virgen, en el mes de julio, con una fiesta multitudinaria y una procesión que discurre hasta el Barrio de La Iglesia en recuerdo de la visita de María a su prima Isabel.

imagen de cantabriarural.com

Ruiloba también es un municipio con tradicionalmente ceramista y en la hoy en día hay varios talleres donde se fabrican piezas y que es posible visitar, cerca de La Iglesia. Esta labor tiene su origen en la fabricación de anzuelos para la pesca, el oficio típico de los ruilobanos durante siglos.

Desde luego un pueblito perfecto para desconectar (o reconectar, según se mire) y sumergirse en la calma y la naturaleza.

imagen de Wikipedia

Los mejores rincones de Granada

Granada (en Andalucía) se sitúa a los pies de Sierra Nevada, la cordillera más alta de la Península Ibérica. Aparte de la espectacular vista que ofrece desde la ciudad, Sierra Nevada cuenta con una de las estaciones de esquí más importantes de España, la más meridional de Europa y la única de Andalucía.

La playa tampoco está muy lejos de la ciudad. A menos de una hora por carretera, se halla la costa mediterránea, en ciudades de la misma provincia como Motril o Almuñécar.

Y unido estas dos cosas que difícilmente se pueden encontrar en una misma región, de lo que vengo a hablaros en este post: la belleza árabe de la ciudad de Granada, una de las más bonitas de Andalucía y de España. El hecho de ser la última ciudad reconquistada por los Reyes Católicos en 1492 dota a Granada de un inconfundible aroma árabe. Su gastronomía, artesanía y urbanismo se ven determinados por su glorioso pasado histórico.

1. La Alhambra

Inconfundible y conocida en el mundo entero, la Alhambra es una fortaleza y palacio cuyo nombre significa «palacio rojo» y fue fundado para alojar al emir y la corte del Reino Nazarí en los siglos XII y XV. Se puede dedicar fácilmente un día entero en este lugar, porque allí se encuentran también el Generalife, el palacio de Carlos V y la fortaleza de la Alcazaba.

generalife granada

El Generalife, conocido en los tiempos nazaríes como Yannat al-arif, es una villa que fue utilizada por los reyes nazaríes como lugar de retiro y descanso. Por el contrario La Alhambra era el espacio oficial. Uno de los espacios que no te puedes perder son sus jardines, en la antigüedad estos jardines ornamentales servían para la manutención de la familia real nazarí.

¡Importante! La Alhambra tiene acceso limitado y a menudo se agotan las entradas con semanas de antelación, por lo que es mejor adquirir las entradas online con algo de tiempo.

Alhambra granada

2. Catedral de Granada

Es el primer templo renacentista de España, siendo uno de los monumentos más importantes en Granada. Fue encargado por la reina Isabel la Católica en 1505, poco después de la toma de la ciudad, y sobre lo que era una antigua mezquita.

En su interior impresionan los arcos en el techo, las inmensas columnas que separan las naves, las vidrieras, su enorme retablo central y también hay un museo, donde se encuentra un boceto del proyecto inicial de la catedral, la cual tuvo varios arquitectos a su cargo y por eso, diversas ideas de diseño.

imagen de Wikipedia

3. La Capilla Real

Se encuentra entre la Catedral, la antigua Lonja y la iglesia del Sagrario. Fue también encargada por los Reyes Católicos en 1504 y estaba destinado a albergar los restos de la familia real. Sin embargo, la reina murió antes de que culminara la construcción, por lo que sus restos fueron sepultados en el convento de San Francisco de la Alhambra, y no fue hasta 1521 cuando fue trasladada a la capilla.

imagen de cometelmundo.net

Dentro de ella destacan la corona y cetro de la reina Isabel, la espada del rey Fernando.

4. Barrio del Albaicín

Situado frente a la Alhambra y lleno de calles estrechas y laberínticas, el Albaicín es del barrio árabe más antiguo de Granada y ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Y como no podía ser de otra forma, tras la conquista de la corona española en 1492 todas las mezquitas de este barrio fueron demolidas y fueron reemplazadas por iglesias.

imagen de hola.com

Actualmente cuenta con pocos monumentos árabes, entre ellos destaca el Palacio de Dar al-Horra, el único palacio que se conservó, y el Bañuelo (los baños árabes). Estos baños árabes del siglo XI se conservan excepcionalmente bien bien y además son una de las obras más antiguas de la Granada musulmana.

imagen de salir.com

5. Mezquita Mayor

Este templo islámico fue inaugurado en 2003 y se encuentra en pleno corazón del barrio Albaicín y a muy pocos metros del Mirador de San Nicolás. Es el primer templo musulmán desde la toma en 1492, por lo que representa una restauración de un vínculo perdido.

imagen de Wikipedia

6. Mirador de San Nicolás

Sin duda el más visitado de Granada gracias a su espectacular vista de la Alhambra, el Generalife, la ciudad y Sierra Nevada al fondo. Una postal espectacular.

imagen de expansion.com

7. Barrio del Sacromonte

Con sus casas construidas en cuevas excavadas en el Monte Sacro del Valparaíso, este tradicional barrio granadino es la cuna del flamenco y por la noche hay un ambiente increíble.

También es conocido por ser un barrio gitano, con esta etnia instalada aquí desde el siglo XVIII.

imagen de getyourguide.com

8. Real Monasterio de San Jerónimo

Fue el primero que se construyó en Granada tras la reconquista por los cristianos, de hecho su construcción data de antes de la toma de los Reyes Católicos. Es uno de los iconos más representativos del renacentismo granadino.

Actualmente se puede visitar la planta baja, ya que aún alberga a monjas en la parte superior.

imagen de turgranada.es

9. Madraza de Granada

Madraza en árabe significa escuela o universidad. Esta Madraza fue la primera universidad de Granada fundada por Yusuf I en 1349. Es el único edificio de esa época que queda en pie está situado en lo que era el arrabal de la Mezquita Mayor.

Hoy en día pertenece a la Universidad de Granada y es sede de la Real Academia de Bellas Artes.

imagen de granadatur.es

10. Las tapas granaínas

Las tapas de Granada, de las mejores de España, merecían un punto a parte. Costumbre arraigada entre cualquier lugareño y que todo turista debe practicar para captar la esencia de la ciudad: una cerveza Alhambra y dejar que el camarero te sorprenda con la tapa que la acompaña.

Hay muchas zonas de tapeo, estas son algunas:

  • El Campo del Príncipe y la Plaza del Realejo y sus inmediaciones, barrio que fue la judería de la ciudad musulmana.
  • Plaza Nueva y calles adyacentes como Elvira, Colcha y el comienzo de Reyes Católicos, que es el corazón de la ciudad.
  • Cerca de la Catedral, la Plaza de la Romanilla y la Plaza de la Pescadería son también dos centros neurálgicos del tapeo en la ciudad.
  • Junto al Ayuntamiento está la calle Navas, una zona peatonal en la que abundan bares y tabernas típicas. La popularidad de esta zona ha propiciado su extensión como lugar de tapeo a la calles Rosario, San Matías y Varela.
imagen de viator.com

¡Qué aproveche!

De paseo por Segovia

En la provincia de Castilla y León, Segovia es uno de esos destinos perfectos para hacer una excursión desde Madrid en el día, pues se encuentra a poco más de una hora en coche (con peaje – 8€ por trayecto) de la capital, y se trata de una preciosa a la par que pequeña ciudad que cuenta con el estandarte de ser Patrimonio de la Humanidad.

Cuenta con una clarísima herencia romana que veréis nada más llegar, pero los primeros habitantes del entorno de lo que hoy es Segovia se remonta a hace unos 50.000 años, fecha en que ha sido datada la ocupación neanderthal de los yacimientos del Abrigo del Molino y el Abrigo de San Lázaro, en el valle del Eresma, a tan solo 500 metros del emplazamiento del alcázar. Los neanderthales fueron los primeros en ocupar el territorio de lo que con el tiempo se convirtió en la ciudad que veis hoy, y en la que hay varios lugares que no os podéis perder:

1. Acueducto de Segovia

Una arquería impresionante que llama la atención y que es el inicio de todas excursión turística por la ciudad. Levantada en el siglo II por por romanos, su propósito era abastecer de agua la parte alta de la ciudad, donde entonces había una fortaleza y hoy está el Alcázar.

El canal se inicia a catorce kilómetros de Segovia y discurre bajo tierra hasta la última parte. Aquí se hizo preciso levantar esta estructura, con más de 20.000 bloques de granito, que no están unidos por ningún material que los peque entre ellos.

acueducto de segovia

2. Catedral de Segovia

Situada en la Plaza Mayor, fue construida en 1525 por orden de Carlos I, tras la destrucción de la anterior catedral en la Guerra de las Comunidades, y es considerada la última catedral gótica construida en España.

catedral de Segovia

3. Alcazar de Segovia

Este castillo-palacio, antiquísimo a pesar de que está en perfectas condiciones gracias a diversas restauraciones, ha sido castro romano, fortaleza medieval, Palacio Real y Colegio de Artillería.

Fue hogar de los Reyes Católicos y en él tuvieron lugar algunos de los acontecimientos más importantes de la historia de España. Actualmente alberga el Archivo General Militar y el Museo de Artillería, y también se hacen visitas guiadas todos los días.

alcazar de Segovia

4. Barrio judío

Aquí residió una gran comunidad desde el siglo XII hasta su expulsión ordenada por los Reyes Católicos en 1492. Entre las construcciones que se conservan de aquella época se encuentra la Antigua Sinagoga Mayor que se convirtió en una iglesia después de la expulsión de los judíos.

imagen de Forocoches

5. Casa Museo Antonio Machado

En 1919 el poeta Antonio Machado llegó a la ciudad para ocupar una cátedra en un instituto y se instaló en una habitación de esta casa, que fue una antigua pensión. Con el paso de los años, esta casa se convirtió en el recuerdo permanente del paso por la ciudad del célebre poeta, en la que se ha mantenido intacta su antigua habitación.

imagen de planesconhijos.com

6. Puerta de San Andrés

Se trata de una de las puertas que sobrepasaban la antigua muralla medieval de la ciudad. De ella se conservan tres puertas: la de Santiago, la de San Cebrián y la de San Andrés, siendo esta última la puerta que mejor se conserva.

Pidiendo un código gratuito en la oficina de turismo situada a pocos metros de esta puerta, puedes subir a lo alto de la muralla y recorrer un pequeño tramo disfrutando de las vistas de la ciudad.

imagen de Flickr

7. Mirador de la Pradera de San Marcos

Saliendo del casco histórico por unas escaleras junto al Alcázar llegareis a esta pradera, una famosa postal de Segovia y desde donde disfrutar de una de las mejores vistas, sin duda.

imagen de leyendasdetoledo.com

Segovia esconde más que esto, que son los lugares más conocidos. Si os apetece conocer más, os recomiendo hacer un free tour (nunca fallan) o bien el Tour de los misterios y leyendas de Segovia, del que me han hablado muy bien.