Burgos, ¿ciudad de paso?

No sé cuántas veces he pasado (e incluso parado a comer en los alrededores) por Burgos. Ciudad al pie de la autovía A1 que conecta Madrid con el norte de la península, y desde donde se bifurcan los caminos: tanto si vas a San Sebastián como a Santander, hay que pasar por aquí, viendo por la ventanilla la imponente Catedral de Burgos.

Y seguro que no soy la única, verdad? Pues esta vez, volviendo de mi viaje a Cantabria, y sin prisa, decidí que era el momento de parar. Es una ciudad muy asequible para hacer una visita express, y un buen lugar para hacer un alto en el camino, ya que se encuentra a unas 2h30 de Madrid.

Depende del día, supongo, pero para no encontrar problemas de aparcamiento, decidí dejar el coche en este parking gratuito. Desde aquí, el casco antiguo se encuentra a menos de 10 minutos caminando.

¿Y qué se puede visitar en Burgos? Aquí os dejo una ruta súper sencilla para seguir y no perderos ningún punto de interés (también podéis descargar la ruta aquí)

  • Puente del Bessón y Paseo de la Audiencia: una buena forma de iniciar la ruta, cruzando por este puente que cruza el río Arlanzón y llega al agradable paseo cubierto por un túnel de árboles.
  • Arco de Santa María: emblemático de la ciudad, es una de las 12 puertas por las que se entraba a la ciudad cuando estuvo amurallada en la Edad Media. Es del siglo XIV, pero antes debió haber alguna puerta más sencilla porque aparece mencionado en el Poema del Cid. Actualmente es el Centro Cultural Histórico Artístico, y se pueden visitar varias exposiciones.
  • Casa del Cordón: llamada así popularmente, fue el palacio de los Condestables de Castilla, originario del siglo XV, pero hoy su aspecto es muy diferente al que fuera el original. El nombre coloquial le viene porque hay un cordón colgado tallado sobre la puerta, que indica que allí durmió un rey. Actualmente es, en parte un centro cultural, y por otro lado, la sede de un banco.
  • Arco de San Gil: otra de las puertas de la ciudad, y a su lado se encuentra la Iglesia de San Gil. Pasear por estas calles tiene su encanto.
  • Castillo de Burgos: se encuentra en el Cerro de San Miguel, a 75m por encima del resto de la ciudad, y la primera torre data nada menos que del año 884. El horario de visitas es de 10:00 a 19:00.
  • Mirador del Castillo: no sé por qué se llama así, porque precisamente el castillo no se ve, pero sí unas magníficas vistas de Burgos, catedral incluida.
  • Mausoleo al empecinado: lo añado aquí porque pilla más o menos de paso para cerrar la ruta circular, y porque en varios viajes que he hecho últimamente este personaje protagonista en la Guerra de la Independencia ha salido mencionado (Torija, Hoz del Riaza), por lo que tenía curiosidad por verlo. Aquí yacen sus restos.
  • Catedral de Burgos: el punto final, y para mí el mejor y el imprescindible. Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, su origen se remonta al siglo XI, y tras dos grandes ampliaciones en los siglos XV y XVIII, se convirtió en el gigante que es hoy. La entrada cuesta 7€ (excepto los martes por la tarde, que es gratis) y abre de 10:00 a 19:00.

Yo estaba muy de paso en Burgos, pero busqué y vi que hay Free Tour por la ciudad, qué pena que no me cuadrasen los horarios!

Pueblos de la Ribera del Duero (Burgos)

El fin de semana pasado hicimos una visita express a un trocito de la Ribera del Duero. Nuestro campamento base se encontraba en Milagros, un pequeño pueblo junto al río Riaza, en la salida 146 de la A1 (es decir, súper cómodo para llegar) y a sólo 12km de Aranda de Duero.

Por estos lares hay bastantes pueblecitos que visitar, pero como teníamos poco tiempo, os dejo una lista de los sitios en los que estuvimos (haciendo click encima incluyo el punto del mapa en el que se encuentra) de los cuales recomiendo todos:

  • Senda fluvial del río Riaza (Milagros): un paseo muy agradable junto al río que podéis alargar todo lo que queráis ya que es muy largo. Nosotros aprovechamos para salir a correr un rato por allí. En el km 3 aproximadamente hay una ermita en ruinas, la Ermita de Valdeherreros que nos hubiese gustado visitar de cerca, pero estaba en la orilla contraria, la correspondiente a la carretera, y no había puentes cercanos. Si queréis ir por este lado, debéis cruzar un puente que está casi al comienzo de la senda. Se va casi todo el tiempo rodeado de campos de cultivo pero es un paseo agradable.

  • Aranda de Duero: no podía faltar la visita, claro. Paseamos por el casco antiguo visitando cada una de las iglesias, todas muy diferentes unas de otras, y al anochecer y siendo fin de semana, el ambiente por las calles era genial.

  • La Vid: es un pequeño pueblo a unos 20km de Aranda y también junto al Duero, en el que se encuentra el Monasterio de Santa María de La Vid. Hay visitas guiadas para verlo por dentro, a las 11:30, 12:30, 16:30, 17:30 y 18:30, aunque los domingos por la tarde y los lunes está cerrado.

IMG_3135

  • Puente del Ferrocarril en Vadocondes: otro pueblo de la Ribera, esta vez vinimos porque en las afueras hay un puente por donde antiguamente pasaba el tren, y que a día de hoy ha quedado abandonado pero las vías siguen allí. Es bastante peculiar y si os gusta hacer fotos, es un buen lugar. Eso sí, id con cuidado porque los tablones están muy separados y hay una caída hacia abajo bastante alta.

B4CDD465-A884-42AE-A798-19CFF042EF01

Todo esto lo podéis hacer en un día sin problema, y podéis comer en uno de los muchos asadores de Aranda, un buen lechal típico, o si estáis por la zona de Milagros, en el Asador el Lagar de Milagros, que es donde comimos nosotros, y tanto la comida como el trato fueron excelentes.

IMG_3496