A Pisa a por pizza

Y es que el título del post resume a la perfección lo que ha sido este viaje, algo que tenía en mi lista de pendientes desde hacía tiempo: comprar un billete de avión para cenar y volver.

Bien es cierto que no fue exactamente así, sino que llegamos a Pisa a las 14:00 del sábado y regresamos a Madrid a las 8:00 del domingo. Fue parte de una sorpresa de cumpleaños y desde luego todo un acierto, porque (a parte de que los billetes son muy económicos) Pisa es una ciudad muy pequeña que se puede ver en unas pocas horas, y lo mejor es que el aeropuerto está a menos de 4km del centro. Caminando, en menos de 40 minutos desde que bajamos del avión nos plantamos en la Piazza dei Miracoli, el centro de toda la vida turística de la ciudad y donde se encuentras sus monumentos más famosos:

La Torre de Pisa

Es el campanario del Duomo de Pisa. Famosa en el mundo entero, con sus 3,97º no es la torre más inclinada que existe, pero sí la más conocida. Se empezó a construir en 1173 e incluso antes de terminarla ya comenzó a inclinarse, no por un error arquitectónico, sino por el suelo sobre el que se situaba, muy blando y móvil.

Desde 1990 hasta 2011 permaneció cerrada para asegurar su estabilidad, y desde entonces se puede entrar y subir a lo alto.

Curiosamente, gracias a ese suelo arcilloso, la torre ha sobrevivido sin derrumbarse todos estos siglos, a pesar de los terremotos y guerras sucedidos, y es que ese suelo le dota de una buena, digamos, elasticidad.

El Duomo

Situado también en la Piazza dei Miracoli, se trata de la imponente catedral de Pisa. Fue construido en 1063 gracias a un botín de guerra, y su fachada de marmol blanco es una pasada.

El baptisterio

Es el más grande de Italia, con un diámetro de 36 metros, también fabricado con marmol. También se puede subir a los pisos superiores, desde donde precisamente se aprencia la mejor vista del Duomo, justo frente a él.

GFDL 2004-12-01

Camposanto Monumental

Es el cementerio de Pisa, también en la misma plaza, y de estilo gótico. Alberga 84 sarcófagos de época romana y para mí lo más impresionante son los 42 arcos que contiene en su interior.

Pasa algo más desapercibido entre los demás monumentos, pero por dentro merece totalmente la pena.

Piazza dei Cavalieri

Es la segunda plaza más importante después de la anteriormente mecionada, y fue el centro político de Pisa muchos años atrás.

Hoy está rodeada por edificaciones tan imponentes como el Palazzo dell Carovana, el Palazzo dell’Orologio, el Palazzo del Consiglio dei Dodici y la Iglesia de Santo Stefano.

Iglesia de Santa Maria della Spina

Fue lo primero que encontramos en nuestro paseo del aeropuerto hasta el centro, una pequeña pero muy decorada iglesia junto al río Arno, bastante grande, por cierto. Es de estilo gótico y data del 1230.

Borgo Stretto

Una de las calles más transitadas del casco histórico, peatonal y que aún conserva cierto aire medieval. En esta época de Navidad está lleno de luces y aún es más agradable pasear por ella.

En general merece la pena perderse por las calles del casco antiguo, que son las que lindan a ésta y a la Piazza dei Miracoli

Y ahora bien… Susana, ¿dónde comisteis esa pizza? Pues finalmente nos decidimos por un restaurante llamano Taverna di Pulcinella que os recomiendo totalemente (eso sí, previa reserva porque es pequeño y muy concurrido) porque las pizzas estaban espectaculares. Horno de piedra, masa gruesa al ser pizzas napolitanas y con una textura buenísima.

Un comentario en “A Pisa a por pizza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s