11 de agosto: Roma y El Vaticano

11 años después de aquel viaje de fin de curso en 1º de Bachillerato, he vuelto a la città eterna, y menos de 24 horas han sido suficientes para enamorarme de ella. Qué preciosidad de sitio, en cada esquina hay algo que admirar, historia por todas partes y mucho ambiente. Me ha recordado mucho, aunque más bonita, a Atenas.

Anoche estuvimos cenando y tomando algo en la zona del Trastevere, el barrio con más ambiente de Roma. Trastevere es el último de los trece «rioni» en los que antaño se repartía la ciudad y que ahora componen el centro de Roma. Antiguamente el Trastevere se consideraba una zona a parte de la ciudad (y muy humilde). De ahí el significado de Tras-Tevere: al otro lado del Tíber. Quizás por eso sus habitantes han mantenido una fuerte identidad. Aunque haya cambiado mucho en los últimos años, Trastevere es a la vez el barrio más castizo y con más encanto de Roma.

Esta mañana hemos echado a andar a donde nos llevasen los pies, y tras un intento de Free Tour del que nos hemos ido a la mitad porque no nos estaba gustando nada de nada, hemos hecho lo mismo hasta la hora de cenar.

Largo di Torre Argentina

Esta plaza, cercana al Panteón, fue el lugar donde el mismo Julio César fue asesinado en el año 44 a.C. Aquí se encontraba el Senado en época de la República romana, y fue en una de las reuniones de los idus de marzo, donde ocurrió el suceso, concretamente el 15 de marzo de dicho año.

Chiesa del Gesù

Fue construida en 1572, y es la iglesia madre de los jesuitas. Su fachada está reconocida como «la primera verdaderamente barroca​ y fue el modelo de innumerables iglesias jesuitas en todo el mundo, especialmente en el continente americano.

Piazza Navona

La plaza está delimitada por los edificios que se levantaron sobre los restos del antiguo Estadio de Domiciano. La forma original de la plaza actual, de hecho, imita fielmente el perímetro del antiguo estadio que Domiciano hizo construir en el año 86 d.C. para la práctica de carreras de atletismo y carreras de los caballos. Los restos de esta antigua estructura se encuentran a 5-6 metros por debajo de la calle de hoy y todavía se pueden ver bajo un edificio moderno en la Plaza de Tor Sanguigna en los subterráneos de la iglesia de Santa Inès en Agone. El nombre moderno de la plaza deriva del término Agones que en latín significa precisamente “juegos”.

Ciudad del Vaticano

En pleno centro de Roma se alza un país independiente, la Santa Sede: el Vaticano. El país más pequeño del mundo y el corazón del catolicismo. En él, la Basílica de San Pedro, casa del Papa y la iglesia más grande del mundo. La Basílica domina la Plaza de San Pedro, obra de Bernini, que en el siglo XVII, realizó las imponentes columnas laterales, con 284 columnas dóricas y 140 estatuas de santos. El diámetro mayor de la plaza es de 240 metros y en el centro se encuentra el obelisco de más de 25 metros de altura. 

Entrando en la Basílica llama inmediatamente la atención la riqueza artística del interior y la sensación imponente que genera este lugar sagrado. En la parte inferior de la nave central se encuentra la estatua de San Pedro y en la nave derecha se sitúa famosa Piedad de Miguel Ángel, un grupo de mármol de expresión sublime y que el artista completó a los 23 años.   

Las Grutas Vaticanas, que se encuentran bajo el suelo de la Basílica, custodian la Tumba de Pedro y las sepulturas de otros pontífices como Juan Pablo II.


No muy lejos de la Basílica, a lo largo de las murallas, se llega a los Museos Vaticanos que alberga obras de arte de valor incalculable.  El principal atractivo es la Capilla Sixtina, una obra maestra realizada por unos grandes artistas como Perugino, Botticelli, Rosselli y Ghirlandaio, pero la intervención más famosa es, sin duda, la de Miguel Ángel que decoró la bóveda y realizó el Juicio Final.

Chiesa di San Giorgio in Velabro

Está ubicada en la plaza de la Cloaca Máxima y cerca del pantano en el que se dice que el pastor Fáustulo encontró a los gemelos Rómulo y Remo, fundadores de Roma. En un inicio estaba regentada por monjes griegos, y no fue hasta el siglo III cuando se la llamó con el nombre actual debido a que se trajeron aquí (y aquí siguen) los restos de San Jorge.

Foro Romano

El Foro Romano era la zona en la que se desarrollaba la vida pública y religiosa en la antigua Roma. El Foro es, junto con el Coliseo, la mayor muestra de grandeza del Imperio Romano que se puede ver en la actualidad. Al finalizar el Imperio, el Foro cayó en el olvido y poco a poco fue enterrándose. Aunque en el siglo XVI ya se conocía la existencia y la ubicación del Foro, no fue hasta el siglo XX cuando empezaron las excavaciones.

El área en el que se encuentra el Foro fue en sus inicios una zona pantanosa. En el siglo VI a.C. el área fue drenada mediante la Cloaca Máxima, uno de los primeros sistemas de alcantarillado del mundo.

Piazza del Campidoglio

O plaza del Capitolio en español, está situada en la cima de la Colina Capitolina y es la primera plaza moderna que se diseñó en Roma. Tras la visita a Roma del emperador Carlos I en 1536, el Papa Pablo III Farnese quedó avergonzado por el aspecto de la Colina Capitolina y encargó a Miguel Ángel el diseño de una nueva plaza.

En ella se encuentran situados los Museos Capitolinos, y en la esquina entre el Palazzo Senatorio y el Palazzo Nuovo se encuentra situada la escultura de la mítica Loba Capitolina que forma parte de la Leyenda de Rómulo y Remo.

Monumento a Vittorio Emmanuele

En 1878 el Parlamento italiano decidió dedicar un monumento nacional al recientemente fallecido soberano Vittorio Emanuele II. También se lo conoce como Altare della Patria, y para mi, es el monumento más imponente de la ciudad (dejando de lado el Coliseo).

Se construyó como si fuera una gran ágora con tres plazas superpuestas. Una gran escalinata va ascendiendo como símbolo de la nueva Italia tras la de los césares y la de los papas. De ahí que fuese elegido más tarde como símbolo  de los cincuenta años de la unidad de Italia. De hecho, todas las estatuas, las decoraciones, los particulares arquitectónicos representan en algún modo los valores del pueblo italiano: virtudes cívicas, regiones, símbolos del antiguo poder de Roma.

Fontana di Trevi

La famosísima fuente, la más monumental de Roma y entre las primeras del mundo. Su historia se remonta a los tiempos de Augusto, el primer emperador romano. Según la leyenda, una misteriosa doncella indicó al general Agripa el emplazamiento de un manantial desde el que poder aportar agua a sus soldados y a toda la ciudad. Éste construyó un acueducto en el año 19 a.C., que terminaba justo donde se encuentra la fuente.

No fue hasta el siglo XVIII cuando el arquitecto Nicola Salvi construyó la fuente tal y como se ve hoy, gracias a un concurso por el que se buscaba mejorar el aspecto de Roma.

La conocida tradición de lanzar monedas a las fuentes comenzó aquí, y popularmente se dice que uno debe tirar una moneda a la fuente, de espaldas y por detrás del hombro izquierdo, para volver a Roma. Y si se tiran dos, encontrarán el amor.

Panteón

Entre los monumentos históricos mejor conservados de Roma, y ha ejercido una gran influencia sobre toda la arquitectura occidental. El nombre deriva de los términos griegos pan (todo) y theon (divino), y, de hecho, en sus orígenes el Panteón era un pequeño templo dedicado a todas las divinidades romanas.

Erigido entre el 27 y el 25 a.C. por el cónsul Agripa, prefecto del emperador Augusto, el Panteón ha sido objeto de muchas restructuraciones. Tras haber sufrido dos incendios, en el 80 y en el 110 d.C., el templo se reconstruyó adquiriendo la forma que podemos admirar hoy, por el emperador Adriano (128 d.C.) bajo el reinado del cual el imperio de Roma alcanzó la cumbre de su esplendor. A pesar de que el actual edificio sea muy diferente del templo original, Adriano quiso homenajear al cónsul Agripa con la gran inscripción en latín que podéis leer sobre la fachada.

Son muchas las historias y las leyendas que circulan sobre el Panteón. La primera de todas es la que está relacionada con el lugar mismo en que se encuentra. De hecho, se dice que el mismo Rómulo, fundador de Roma, en el momento de su muerte, fue agarrado por un águila y llevado al cielo entre los dioses. También se dice que Cibeles, antigua divinidad griega venerada como Grande Madre, se apareció en sueños a Agripa para pedirle la construcción del templo. Y también que el oculus, el agujero que se encuentra en el centro de la cúpula, fue creado por el Diablo fugándose del templo de Dios.

Alzando la vista se puede observar que la única fuente de luz es justamente el oculus, es decir, un orificio, con un diámetro de 9 metros. Y es precisamente su relación con la luz el aspecto más importante del Panteón. Si tenéis la posibilidad de entrar en el templo a mediodía, cuando los rayos del sol provenientes del oculus se vuelven extraordinariamente intensos y crean un efecto realmente único. A diferencia de todos los otros grandes templos del pasado que se realizaban para ser admirados casi exclusivamente desde el exterior, con el Panteón se le da la vuelta a esta concepción.

2 comentarios en “11 de agosto: Roma y El Vaticano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s