12 de agosto: Roma

Segundo día por Roma, y aunque solo nos queda uno más, me parece una ciudad por la que uno no se cansaría de pasear. De las cosas sobre las que os hablé en el post de ayer, teníamos pendiente entrar dentro de la basílica de San Pedro, ya que ayer yo iba en tirantes, no tenía nada para cubrirme, y así no permiten entrar. La basílica es brutal, unas dimensiones inmensas (con cúpula incluida mide 193m de altura) y unas decoraciones que dejan boquiabiertos.

Y por lo demás, hemos seguido pateando, hasta llegar a todos estos sitios:

Bocca della Verità

La Boca de la Verdad es una máscara de mármol de la que se cuenta que mordía la mano de aquél que mentía. on un diámetro de 1,75 metros, está dedicada al dios del mar (neptuno o poseidón).

La visita a esta escultura exige que uno debe meter la mano dentro de la boca, y que todo mentiroso recibirá un mordisco por parte de ella. Pues bien, es que hay varias leyendas que rodan a la boca, y todas tienen que ver con esto. Las dos más famosas son las siguientes:

Un texto alemán del siglo XII describe detalladamente cómo, desde detrás de la boca, el diablo aferró por largo rato la mano de Juliano el Apóstata (que había engañado a una mujer y ante aquel ídolo debía jurar su buena fe), prometiéndole lavar su reputación y una gran fortuna si volvía al antiguo esplendor del paganismo.

En otra leyenda alemana de dos siglos después, encontramos la imagen que no osa morder la mano de una dama romana que −aun cuando efectivamente había cometido adulterio− la engañó con un artificio lógico. En efecto, antes de colocar la mano en la boca, la mujer simuló un desmayo y un caballero, que pasaba por allí, la socorrió solícitamente. Más tarde, la protagonista aseveró que nadie había tocado su cuerpo fuera de su esposo y el mencionado caballero; la mano salió indemne, ya que el caballero en cuestión no era otro que su amante.

Circo Massimo

Los circos romanos constituían las instalaciones lúdicas más importantes de las ciudades romanas, además de los teatros y anfiteatros. Se trataba de un recinto alargado en el que se celebraban los juegos públicos, consistentes en carreras de carros y diferentes espectáculos. El de Roma tuvo espacio para nada menos que 300.000 espectadores, de ahí a que se llame Circo Máximo. La pista de arena tenía unas dimensiones de 600 metros de longitud y 225 metros de anchura.

Actualmente apenas quedan restos de lo que fue el Circo Máximo, tan sólo se puede observar la enorme explanada que conserva la forma que tuvo en su día el recinto, y no he podido tomar siquiera una foto porque estaban preperando un escenario para un espectáculo en los próximos días, y todo estaba aún menos fotografiable de lo que ya es de por sí.

Coliseo

Y llegamos por fin a la joya de la corona (o la más típica, porque para mí, la Fontana di Trevi y el monumento a Vittorio Emmanuele no se quedan lejos), que desde 2007 es considerado una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno.

Se conoce como Coliseo, aunque su nombre original fue Anfiteatro Flavio, porque el emperador Tito (quien lo finalizó en el año 80 d.C.) erigió una estatua de sí mismo de tamaño “colosal” por lo que se comenzó a llamar Coliseo de manera coloquial. Fue el mayor anfiteatro romano, con una estructura elíptica de 188x156m y con una capacidad para más de 50.000 personas.

Piazza di Spagna

Otra emblemática plaza famosa en toda Europa, a la que los españoles damos nombre porque la embajada española se encuentra aquí desde el siglo XVII. Está situada en una de las zonas más pudientes de la ciudad, y de hecho aquí asoman las tiendas de moda de diversas firmas de alta gama. De hecho, en el mundo de la moda los 135 peldaños de la escalinata son conocidos ya que en ellos se celebra el desfile Donne Sotto le Stelle. Este acontecimiento se celebra a mediados de julio y hace que la Plaza de España se vista de gala.

Palazzo di Giustizia

Esta ha sido la última parada de hoy, volviendo del Vaticano, y de forma inesperada ha aparecido este inmenso edificio que ha resultado ser el palacio de justicia.

Es una de las mayores obras realizadas tras la proclamación de Roma como capital del Reino de Italia. La puesta de la primera piedra se realizó el el 14 de marzo de 1889 (en honor al rey, que cumplía años ese día) con la presencia de los reyes Umberto y Margarita (la quien, por cierto, es culpable de que la pizza margarita se llame así, ya que era su favorita), el ministro de justicia Giuseppe Zanardelli y el alcalde Alessandro Guiccioli.​

Sus colosales dimensiones, su excesiva decoración, su uso y su laboriosa construcción hicieron que surgieran sospechas de corrupción sobre él (que llevaron en 1912 a una investigación parlamentaria) y fueron el origen del sobrenombre popular Palazzaccio que todavía lo acompaña.

2 comentarios en “12 de agosto: Roma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s